Pasar al contenido principal

#66FF8E

Último adiós a monseñor Pedro Vicente Rueda Alvarado

28 de febrero de 2022

Con un gesto de respeto, veneración y gratitud hacia una vida sacerdotal gastada en el servicio a Dios y a la Iglesia, el 24 de febrero 2022, en la parroquia San Luis Beltrán, fue dado el último adiós a monseñor Pedro Vicente, canónigo de la Arquidiócesis de Bogotá.

“Un día fue recibido en la familia de los hijos de Dios por el bautismo, quedando para siempre incorporado a Cristo. Otro día, por medio del sacramento del Orden, fue hecho signo e instrumento de Cristo, Cabeza y Pastor de la Iglesia. Desde entonces, sus manos, sus labios y su corazón han estado consagrados al ministerio presbiteral en nuestra Arquidiócesis de Bogotá, incluso en esta parroquia San Luis Beltrán”, señaló monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá – Primado de Colombia y presidente de la Conferencia Episcopal de este país, durante la misa exequial.

 

Último adiós a monseñor Pedro Vicente Rueda Alvarado

 

El prelado, agregó que “nuestra presencia aquí quiere ser expresión de gratitud a Dios por el don de la vida sacerdotal de su siervo, y súplica confiada de que participará en el banquete celeste el que tantas veces presidió la Eucaristía en la tierra”.

Gratitud y oración a Dios por su vida y ministerio, y por el consuelo a sus seres queridos.

“En este momento de duelo en que nos ha sumido la muerte de monseñor Pedro Vicente, con quien hemos convivido largos años y a quien tanto amábamos, la Iglesia nos recibe y quiere reanimar y fortalecer nuestra esperanza”, afirmó monseñor Sergio Pulido Gutiérrez, párroco de San Luis Beltrán, al iniciar la eucaristía, concelebrada por monseñor Germán Medina Acosta, obispo auxiliar; y acompañada por el padre Hernán Javier Hernández Ruiz, canciller; por varios sacerdotes; y por los canónigos del capítulo de la Catedral Primada.

Durante la santa misa se destacó el compromiso y servicio a la Iglesia católica de este sacerdote, que por más de 50 años fue fiel a su ministerio, padre y maestro en sus comunidades, defensor de la dignidad humana, promotor de obras sociales para poblaciones vulnerables, acompañamiento a niños y jóvenes, custodio de la familia, amigo y hermano de sus compañeros en el ministerio.

Finalmente, la comunidad y sacerdotes presentes oraron para que “el Señor abra las puertas del triunfo a nuestro hermano, para que, terminado el duro combate de su vida mortal, entre como vencedor por las puertas de los justos y en sus tiendas entone cantos de victoria por los siglos de los siglos".

 

Último adiós a monseñor Pedro Vicente Rueda Alvarado

 

"Y a todos nosotros nos dé la certeza de que no está muerto, sino que duerme, de que no ha perdido la vida, sino que reposa, porque ha sido llamado a la vida eterna por los siglos de los siglos”.

Vida y obra

 

Último adiós a monseñor Pedro Vicente Rueda Alvarado

 

Nació en Bogotá el 11 de enero de 1940 del hogar de Pedro Vicente Rueda y Carmen Rosa Alvarado. Terminó los estudios de secundaria en el Seminario Menor en 1959; filosofía en el Seminario Mayor de Bogotá en 1962; y teología en el Seminario Mayor de Bogotá en 1966. Fue ordenado presbítero el 19 de noviembre de 1966 por el monseñor Emilio de Brigard, para el servicio de la Arquidiócesis de Bogotá.

Estudió Psicología en la Pontificia Universidad Javeriana en 1976.

Oficios desempeñados:

Inició su servicio pastoral como vicario cooperador en la parroquia de Fómeque (1967); vicario cooperador en la parroquia Nuestra Señora de la Valvanera (1968); vicario cooperador en la parroquia Santa Marta (1971); vicario cooperador en la parroquia Sagrada Eucaristía (1971); capellán en el colegio de las Esclavas (1972); párroco en la divina providencia (1974); arcipreste del arciprestazgo 1.5 (1975); capellán en el colegio del Sagrado Corazón de Jesús –Suba (1976); vicario sustituto en la Santísima Trinidad (1978), arcipreste del Arciprestazgo 1.5 (1980); capellán en el colegio Sagrado Corazón de Jesús de las Hermanas Bethlemitas (1986), arcipreste del arciprestazgo 1.5 (1990); párroco en San Luis Beltrán (1991); canónigo del capítulo catedralicio (1995); asesor arquidiocesano para el equipo directivo del Movimiento Familiar Cristiano (1998); miembro de la Junta Directiva de las Fundaciones San Antonio y Hogar de la Joven (1999); párroco en Nuestra Señora de las Nieves (2000); arcipreste del arciprestazgo 1.1 (2002); párroco en Santa Rita de Cassia (2005); arcipreste del arciprestazgo 2.3 (2008), adscrito en la parroquia Santo Domingo Savio (2014) y emérito hasta la fecha.

Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras historias de vida