Pasar al contenido principal
#ff0000

¡Misioneros siempre!

9 de julio de 2024
Imagen:
Radio Estrella del Mar

Muchas veces, cuando se escucha la palabra “congreso”, especialmente en temas relacionados con la Iglesia católica, suena algo monótono y un poco aburrido. Sin embargo lo que aconteció el viernes pasado 5 de julio, en la sede de la universidad Javeriana en Bogotá, el: XIII Congreso Nacional Misionero ¡Colombia de Primera!, marcó un evento fuera de lo común. 

No se trató solo de la música que también suele caracterizar estos eventos de la Iglesia, en los cuales muchas veces se baila y alaba a Dios con las manos, las palmas, y la alegría se desborda, que no está mal, pues Él es el “Rey de Reyes”. Pero allí pasó algo más, no cabe duda de la acción del Espíritu Santo; y, estamos seguros de no equivocarnos; que muchas personas, especialmente obispos y sacerdotes, oraron durante meses, días y horas, por el éxito y fruto de este congreso.

Y no era para menos, fue el congreso nacional y la conmemoración de sus 100 años de creado y nada menos que por la madre Laura Montoya, primera Santa de nuestra Iglesia colombiana. Era también una oportunidad para encontrarse y reconocerse, los discípulos misioneros de todas las jurisdicciones eclesiásticas de nuestro país; arquidiócesis y diócesis, servidores de las vicarias episcopales de la arquidiócesis de Bogotá, de las parroquias, de comunidades; el estadio deportivo de la pontificia universidad Javeriana, lugar del congreso estaba a reventar; más de1.500 personas, 300 voluntarios y 350 participantes conectados de manera virtual,  .

Se veían rostros de muchos jóvenes, también de personas adultas, religiosos y religiosas, delegaciones de laicos, grupos de nuestras culturas indígenas, medios de comunicación y la más alta jerarquía de la Iglesia colombiana y por supuesto invitados de lujo como el cardenal Tagle, oriundo de Filipinas, representante del dicasterio para la evangelización en Roma.

La ponencia del cardenal Tagle fue sencilla, desde el corazón, con un lenguaje pedagógico, y con sonrisas pero también con llanto, al contar algunos testimonios en su vida, de la obra de Dios, y logró su cometido; reavivó la acción misionera de todos los presentes, de la Iglesia en Colombia. Recalcó que esta acción misionera es para todos, la tarea es general, y se adquiere desde el bautismo. Porque evangelizar es solo hablar de las maravillas que hace Dios todos los días, de las pequeñas y grandes cosas que acontecen en nuestra vida. 

Debemos reconocerlo, y para esto es necesario tener un encuentro con Jesús, porque permanecer con Él en nuestra vida nos impulsa a ir con otros; a familiares, amigos, conocidos y hablar de Jesús, de su amor ,de su paz, y de su misericordia, debemos ir y hablar de la buena noticia.

Como peregrinos de la fe en el mundo, también debemos ser continuamente evangelizados mientras evangelizamos a los demás.  Todos los seres humanos somos peregrinos en esta tierra. Ninguna persona peregrina sola. Creamos nuevos caminos con personas de nuestra generación. Nuestras huellas de hoy, son el legado a los peregrinos del futuro. Sin esperanza no hay peregrinación, solo movimiento sin rumbo.

Es importante quitarnos el miedo a ser evangelizadores, pero algunos queremos ser solo peregrinos, viajeros o turistas en este mundo, pero el llamado es general, compartir la buena noticia de lo que a hecho Jesús en nuestra historia, se trata de una actividad humana cotidiana, nadie necesita formación profesional para compartir las noticias buenas que Dios hace en nuestra vida, todos los días.

Y, esto quedó muy claro, en la Iglesia local y nacional. No cabe duda que el espíritu misionero se prendió de nuevo, por algo se cumplieron 100 años que van dando frutos.

¡Ánimo, no debemos tener miedo a evangelizar!

Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Fuente:
Redacción
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras noticias

#007300
#397dff