Pasar al contenido principal

#66FF8E

Fidelidad y Alegría sacerdotal  

10 de noviembre de 2020

OAC

El padre Raúl Guillermo Vaca Díaz, cumple 50 años de sacerdocio al servicio de la Iglesia arquidiocesana

Tiene fama de ser un sacerdote alegre, con gran sentido del humor y fiel a su vocación, de esta forma celebrará próximamente sus bodas de oro sacerdotales. “Mi consigna de sacerdote es la fidelidad y la alegría a pesar de las dificultades de la vida”. Afirma el padre Vaca.

El padre Raúl nació el 21 de abril de 1940, en Campohermoso, Boyacá. Se siente feliz de haber escuchado el llamado de Dios para servirle en su vocación sacerdotal. Fue ordenado por monseñor Augusto Trujillo Arango, el 12 de diciembre de 1970. Incardinado mediante decreto no. 986 del 22 de septiembre de 1983.

A sus 80 años de vida, no se arrepiente de nada y, ni por un minuto, de haber sido sacerdote. “Le echo la culpa de la fidelidad que me caracteriza, del amor que le tengo a la Iglesia, desde pequeño soñaba con ser sacerdote y en la predicación me siento realizado, la confesión, por ejemplo, para mí, es como una catequesis”. Asevera.

Me identifico como sacerdote diocesano con corazón salesiano

El padre Vaca domina los idiomas: inglés, francés y alemán. Cursó sus estudios de primaria en Tunja, Boyacá, en la Escuela Normal de Varones. Secundaria en el Colegio Santo Tomás de Aquino. Filosofía en el Seminario Mayor de Barranquilla y adelantó estudios de Teología en el Instituto Teológico Salesiano, en Bogotá. 

Ahora como sacerdote emérito, tiene más tiempo para su pasatiempo preferido y lo que también ama en la vida; La lectura. A la que se dedica mínimo dos horas al día. Ayuda además, por estos tiempos de pandemia generada por el COVID-19, en la parroquia de la Nieves, en Tunja.

En sus cargos eclesiásticos en la arquidiócesis de Bogotá, fue párroco en más de 10 parroquias, arcipreste, miembro de la comisión de retiros espirituales del clero, miembro del consejo presbiteral, vicario y vicario cooperador en Nuestra Señora de Lourdes, donde fue ordenado.

“La arquidiócesis de Bogotá la quiero mucho, es la Iglesia concreta donde trabajé toda mi vida, es algo  que hice con gusto con cariño, me sentí feliz y dichoso en todas las parroquias donde estuve. Enfatiza.”

A continuación entrevista con el padre Raúl Guillermo Vaca Díaz quien nos cuenta más sobre estas bodas de oro sacerdotales:

Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Jubileos Sacerdotales: Padre Raúl Guillermo Vaca Díaz
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras historias de vida