Pasar al contenido principal

Familia

#2E81FF

Claves para identificar la depresión en nuestros hijos

13 de enero de 2022
Claves para identificar la depresión en nuestros hijos
Imagen:
Pixabay

En el Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión, definida por la OMS como un trastorno mental común, padecido por el 5% de los adultos en el mundo, esto representa alrededor de 280 millones de personas, con posibilidad de afectación en todas las edades, compartimos 5 Tips, presentados por catholic.net para detectar en nuestros hijos la depresión.

Esta enfermedad silenciosa mina la personalidad de quien la padece, lo hace solitario y en muchos casos lo lleva a la muerte.

Es asombroso, pero cada vez más niños y jóvenes la padecen y llegan al suicidio, por eso es importante estar pendientes del comportamiento de nuestros hijos, para detectar cualquier cambio en su personalidad y poder ayudarlos a tiempo.

Es bueno que estemos conscientes de que la depresión no hace distinción de clases sociales o de condiciones culturales, llega silenciosa e invade.

Ten en cuenta:

La buena comunicación es fundamental:

La comunicación debe ser clara, abierta y veraz, así nuestros hijos tendrán la confianza de platicarnos sus conflictos y problemas.

Cuando se acerquen nuestros hijos a platicar con nosotros, primero debemos escucharlos y no sermonearlos porque lejos de acercarlos, los alejamos con nuestras actitudes.

Hay momentos para escuchar y momentos para aconsejar y es importante detectar a qué se acercan nuestros hijos, es decir, qué buscan en cada momento de nosotros.

Interésate por sus cosas.

Si nuestros hijos nos comparten sus intereses y nosotros no les prestamos atención, ellos sentirán que lo que hacen o les gusta no es importante y dejarán de buscarnos para compartirlo con nosotros.

Si estamos ocupados podemos decirles que nos permitan unos minutos, pero de ser posible, es mejor dejar todo para poner nuestros cinco sentidos y toda nuestra atención a lo que nos dicen.

Siempre es mejor saber en lo que andan nuestros hijos.

Cuidado con los cambios bruscos de estado de ánimo

Si nuestros hijos son adolescentes es normal que los tengan, pero si se salen de lo normal entonces es cuando debemos estar atentos.

Los cambios de actitud son la alarma más clara que podemos tener para detectar una depresión porque no siempre comienza con una gran tristeza, a veces comienza con una gran euforia y después, poco a poco, va tornándose en tristeza y al final caen en la depresión.

Que no estén solos por mucho tiempo.

La soledad y la ociosidad son la madre de todos los vicios y también de la depresión.

Es necesario que nuestros hijos no estén solos por mucho tiempo, ni aún en su habitación y nosotros en casa.

Aunque no podemos invadir todo el tempo su espacio y debemos respetar algunos periodos de tiempo solos para hacer sus cosas, el resto del tiempo debemos buscar que estén conviviendo con la familia.

Así podemos establecer algunas actividades como la lectura y el uso de las computadoras o la televisión, en las zonas comunes de la casa.

Atiende a tiempo los problemas que puedan tener

Si con lo anterior, has detectado algún problema real en tu hijo, no dejes pasar el tiempo y dale seguimiento.

A veces en eso radica el que nuestros hijos no caigan en la depresión, porque al sentirse apoyados y al brindarles la ayuda que necesitan, les damos la seguridad que ellos en ese momento no tienen por sí mismos y les damos el empujón para salir adelante.

En muchas ocasiones los problemas son muy sencillos, pero en otras, los problemas son graves como en el caso del bullying o del acoso y por esto nuestros hijos se sumen en grandes depresiones que terminan en tristes actos como en suicidio.

Debemos estar conscientes de que la depresión existe, que en muchos casos es un proceso silencioso y que afecta cualquier persona por eso debemos estar alertas para ayudar a nuestros hijos a evitar caer en ella.

Otra “pandemia silenciosa”

De esta manera ha sido catalogada por la OMS. Mientras el mundo se concentra en controlar el Covid-19, la prevalencia de la ansiedad y la depresión avanza en las capas de la población, sometidas durante los últimos dos años a restricciones y a un constante estado de alarma y preocupación.

Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas