Pasar al contenido principal

Bogotá

#217016

Mi vida, Señor, es arcilla en tus manos

29 de noviembre de 2020
El Alfarero
Imagen:
ACN
En el primer día del Año Litúrgico, monseñor Rueda Aparicio hace una catequesis y propone tres claves para vivir vigilantes y cumplir la voluntad del Señor
  • Primera clave: nos la da el profeta Isaías: Padre tú eres nuestro padre y nosotros somos como arcilla en las manos del Alfarero. Actitud de docilidad. Necesitamos ser dóciles a la voluntad de Dios.
  • Segunda clave para estar vigilando: nos da el salmo 80. No nos alejaremos de ti, danos vida, Señor, para que invoquemos tu nombre. No es tiempo para que nos alejemos del Señor. Para permanecer en el Señor oremos en familia.
  • Tercera clave: la perseverancia. No desfallecer y permanecer vigilantes. Luchar por la vida y la familia, vivir responsablemente. El Señor nos mantendrá firmes.

“Permítanme que llegue hasta su casa con una breve catequesis sobre el año litúrgico.

El año litúrgico es un tiempo prolongado, que empieza en el primer domingo de Adviento y va a terminar el otro año en la solemnidad de Cristo Rey.

Es un año completo, es distinto al ciclo del año civil, por eso hoy es el primer día; por eso hoy le estamos dando la bienvenida al año litúrgico.

El año litúrgico tiene varias etapas, la primera etapa es el tiempo de Adviento que son 4 semanas y por eso tenemos la corona de Adviento con cuatro cirios. Luego viene el tiempo de la Navidad, luego el tiempo de Epifanía y luego va a venir el tiempo ordinario.

En cada uno de estos tiempos hay un color distinto en la liturgia: el morado el tiempo de Adviento, el blanco el tiempo de la Navidad, luego en el tiempo ordinario usamos el color verde. Pero atención, empieza la Cuaresma el Miércoles de Ceniza, de todos los años.

El año entrante será el 17 de febrero. El Miércoles de Ceniza y nos volveremos a poner el morado, porque son 40 días que nos preparan para la Pascua, para la Semana Santa, que empieza con el Domingo de Ramos y, sobre todo, para el Triduo Pascual de la pasión, muerte y resurrección del Señor y… grábense esto queridos hermanos: la Pascua es el centro, es el núcleo, es el momento más importante del año litúrgico. Después seguimos con la cincuentena, 50 días de Pascua, vestidos de blanco, cantando el Aleluya, el Gloria de la resurrección del Cristo vencedor de la muerte y del pecado... y después viene nuevamente el tiempo ordinario, vestidos de verde hasta llegar a la solemnidad de Cristo Rey. Ese es el año litúrgico y hoy lo estamos comenzando”.

Este primer domingo de Adviento el Señor nos dice estén en vela, permanezcan despiertos.

La vigilancia es propia de la vida cristiana, de los que nos alimentamos de la Eucaristía, de los cristianos que amamos a la Virgen María, los cristianos católicos".

Audio file
Fuente:
Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas