Pasar al contenido principal
#217016

La parroquia de Santa Teresa de Ávila: Un pilar histórico y social en transformación

28 de junio de 2024
23

La parroquia Santa Teresa de Ávila se encuentra ubicada en el barrio Baquero al nororiente de la ciudad y hace parte de la Vicaría Cristo Sacerdote de la Arquidiócesis de Bogotá. El territorio de la parroquia abarca de la calle 63 a la calle 68 entre la Avenida Caracas y la carrera 24.

Historia

La parroquia fue fundada en 1973, aunque su templo, que destaca por su impresionante retablo, tiene una historia aún más antigua. Este retablo fue encargado por la Congregación de las Carmelitas Descalzas que llegaron a Colombia desde Sevilla a finales del siglo XIX. Transportado en barco y luego llevado en burro hasta Bogotá, el retablo fue pieza central de su primera fundación en el Camerín del Carmen. Sin embargo, las órdenes religiosas fueron expulsadas y sus bienes expropiados en 1861 durante la presidencia de Tomás Cipriano de Mosquera. Esta medida fue parte de una serie de reformas liberales conocidas como las reformas liberales de mediados del siglo XIX, que buscaban limitar el poder de la Iglesia Católica y promover la secularización del Estado.. A pesar de este revés, las religiosas  lograron preservar el retablo, desmontándolo y distribuyéndolo entre familias. Años después, las Carmelitas pudieron restablecerse y donar los terrenos donde hoy se ubica la parroquia.

 

Image
we

Evolución y desafíos sociales

La comunidad alrededor de la parroquia, ubicada en el barrio Baquero, ha experimentado cambios significativos a lo largo de los años. La zona se transformó con la construcción de moteles y el aumento de la prostitución, especialmente tras la pandemia. Este cambio social ha llevado a una disminución notable en la población parroquial, ahora mayoritariamente compuesta por ancianos, y ha afectado gravemente las actividades pastorales.

"Estamos viendo cómo la parroquia ha cambiado socialmente", comentó el padre Bustamante. "Nuestro objetivo ahora es desarrollar un plan para trabajar con esta nueva población, muchos de los cuales son recicladores y habitantes de calle".

Iniciativas pastorales y la "Pastoral de la Esperanza"

A pesar de estos desafíos, la parroquia mantiene su vitalidad a través de la "pastoral de la esperanza", enfocada principalmente en las exequias. Diariamente, la iglesia realiza entre una y doce ceremonias funerarias, convirtiéndose en un soporte esencial para las familias en duelo. "Las misas de exequias me han ayudado a mí también como creyente", compartió el padre, destacando la importancia de la esperanza en la vida eterna.

El padre Bustamante ha estado al frente de la parroquia durante casi seis años, tiempo en el que ha enfrentado y adaptado a los cambios sociales de la comunidad. A pesar de venir de una parroquia vibrante y activa, ha encontrado un nuevo propósito en su ministerio, ayudando a su congregación a encontrar consuelo y esperanza en tiempos difíciles.

Acciones y planes futuros

Consciente de los desafíos que enfrenta la parroquia, el padre Bustamante y la pastoral social de la Vicaría han comenzado a desarrollar planes para atender las necesidades de la nueva población. "No hay un plan concreto aún, pero ya hemos visualizado la situación social de la parroquia", señaló el padre. "Lo que queremos es hacer un plan hacia el futuro para poder trabajar con esta nueva población".

Además, los grupos parroquiales han disminuido significativamente, reflejo de la reducción de la comunidad. Actualmente, la parroquia cuenta con ministros extraordinarios de la comunión, lectores y una pastoral de familia, pero su mayor esfuerzo se centra en la "pastoral de la esperanza".

Mensaje final y bendición

El padre Bustamante, quien ha estado en la parroquia por cinco años y diez meses, reflexionó sobre su experiencia pastoral. "Al principio, fue muy complicado porque venía de una parroquia con una vida pastoral muy activa. Pasar a una parroquia donde prácticamente la vida pastoral estaba muerta fue un gran desafío para mí", confesó. Sin embargo, destacó que este cambio le permitió descubrir una nueva faceta de su ministerio sacerdotal, enfocándose en el acompañamiento durante las exequias y fortaleciendo su propia fe y esperanza en la vida eterna.

 

Image
we
Padre Daniel Bustamante 

En su mensaje final, el padre Bustamante extendió su gratitud y bendición a la comunidad de Santa Teresa de Ávila, animándolos a seguir trabajando juntos en la construcción de una parroquia resiliente y llena de esperanza. "Con la ayuda de Dios, seguramente saldremos adelante", concluyó, ofreciendo una bendición a todos los miembros de su parroquia y confiando en el apoyo de las benditas almas que, según él, sostienen y acompañan su ministerio.

La parroquia de Santa Teresa de Ávila sigue siendo un pilar importante en su comunidad, adaptándose y enfrentando los retos con fe y dedicación.

 

La parroquia de Santa Teresa de Ávila: Un pilar histórico y social en transformación
Fuente:
OAC
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras noticias

#007300
#397dff

Noticias relacionadas

#217016
#217016
#217016