Pasar al contenido principal

Formación

#397DFF

Siete consejos para crear una efectiva comunidad parroquial a través de los grupos de WhatsApp

8 de Mayo de 2020
Siete consejos para crear una efectiva comunidad parroquial a través de los grupos de WhatsApp

El sacerdote Bruno Bérchez es párroco de tres parroquias en el barrio de Gracia de Barcelona. Considera que los grupos de WhatsApp pueden “ir muy bien” en este reto de …

Al igual que le ha ocurrido a miles de párrocos durante estas semanas se ha enfrentado a una situación inédita debido al cierre de las iglesias y la suspensión de las misas públicas debido a la pandemia del coronavirus. En este tiempo se han multiplicado numerosas iniciativas por parte de los sacerdotes para mantener el contacto con sus feligreses. Una de las más recurrentes ha sido la retransmisión de las misas a través de Youtube y otras herramientas como Zoom.

Pero WhatsApp, la gran aplicación mundial de mensajería instantánea, ha tenido un papel fundamental en este tiempo de confinamiento. Y según como se utilice puede ser una herramienta de gran efectividad o por el contrario puede conseguir saturar aún más a unos feligreses que en este tiempo han visto sus teléfonos móviles saturados de mensajes.

Precisamente, sobre cómo crear una comunidad parroquial a través de WhatsApp habla mosén Bérchez en un vídeo publicado en el canal Parròquies OnFire, donde ofrece algunos consejos para tener éxito con una aplicación que está ya presente en la inmensa mayoría de los teléfonos móviles.

Este sacerdote considera que los grupos de WhatsApp pueden “ir muy bien” en este reto de “hacer Iglesia” en un momento en el que además los templos están cerrados. Y aún cuando reabran, las redes sociales y las nuevas tecnologías tienen ya un papel fundamental en la evangelización, incluso en el seno de las parroquias.

Estos son 7 consejos para congregar con éxito una parroquia a través de WhatsApp:

1. ¿Grupos de WhatsApp abiertos o cerrados?

Cada grupo tiene capacidad para 256 personas pero se pueden crear más grupos si se excede este número. Ante la pregunta de crear un grupo abierto o cerrado, el padre Bérchez lo tiene claro: cerrado. Esto significa que sólo el sacerdote o quien él quiera pueda ser el administrador y pueda publicar. De lo contrario se corre el riesgo de que el grupo se convierta en un bombardeo de spam.

“Tú controlas y diriges, un poco como en la Iglesia, donde hay uno que tiene la responsabilidad de guiar la comunidad. También en el grupo de whatsApp tú y los que quieras son los encargados de guiar esa comunidad virtual”, explica este párroco de Barcelona.

2. La libre circulación

Una vez que se ha decidido crear un grupo de whatsApp hay varios elementos a tener en cuenta. Uno de los más relevantes es que este tipo de grupos permite la “libre circulación”, pues “uno y entra cuando quiere” tras haber recibido un enlace con una invitación.

Bruno Bérchez alerta de algo ya frecuente. “Cada día me levanto con diez whatsApp de curas que me envían sus meditaciones aunque yo no les he pedido que me las envíen, y acaban siendo spam. Y aunque sea un spam muy bueno sigue siendo spam”, asegura. En su opinión, lo bueno que tienen este tipo de grupos es que permiten “entrar y salir” siendo indispensable “respetar la libertad personal” de aquel que en un momento dado decide ingresar o bien abandonarlo.

sacerdote-camara

3.  La importancia de un horario

No es bueno enviar posts arbitrariamente, pon un horario”, recomienda este sacerdote, que insiste en que es importante que los fieles “sepan cuando se va a subir algo, al igual que en la iglesia que hay unos horarios”. El ritmo de vida es frenético, y para muchos no ha disminuido durante el confinamiento, por lo que el tiempo es limitado y “quieren saber cuándo habrá algo”.

4. Qué mensaje quieres enviar

Este sacerdote recomienda a sus compañeros y líderes parroquiales que pueden gestionar estos grupos a que tengan en cuenta primeramente “qué mensajes quieres dar, qué contenido”. Añade que “si es un grupo parroquial la gente espera alimento espiritual” y no contenidos deportivos, políticos o “tonterías”.

Mosén Bérchez pone un ejemplo de lo que él hace. “En mi parroquia enviamos el Evangelio del día y una canción de Youtube que tiene relación con ese Evangelio, también las lecturas del día, un pequeño sermoncito del sacerdote, unas pequeñas oraciones que escribimos..,”. Tiene que ser, “sencillo, claro, directo y que realmente pueda alimentar al pueblo de Dios, que es la razón de ser” de este grupo.

5. Inténtalo también con contenido propio

“Hay que ser cercanos. Atrévete a crear tus propios mensajes”. En Whatsapp exiten los audios, así que una opción muy fácil y efectiva es grabar un pequeño sermón o exhortación, “un comentario que no sea muy largo, de unos dos minutos, que tenga un poco de chispa y transmita una idea”. Este párroco también anima a utilizar el vídeo, pues a la gente le gusta más porque además de escuchar al sacerdote puede verlo. “Cercanía, sencillez, brevedad y mensaje directo con una idea para que llegue mejor”, recomienda.

sacerdote-telefono

6. Cómo hacer participativo el grupo

Mosén Bérchez recalca que “no hay que olvidar que no es tu grupo parroquial, igual que la iglesia no es del cura”. Existe un reto sobre cómo hacer que el grupo de whatsApp sea participativo. “¿Por qué no animas a la gente a que haga un audio con algún tema?”, pregunta el sacerdote. Y pone el ejemplo del Ángelus: cada día una persona diferente puede introducir la oración y luego recitarla. Esto lo agradecen especialmente los feligreses más mayores.

7. WhatsApp sí, pero sin olvidar las llamadas

Aunque son muchos los que ya usan WhatsApp, no todos los feligreses lo tienen instalado, por lo que otra forma de acompañar son las llamadas telefónicas, sobre todo en este tiempo de pandemia. “Hay gente que está muy sola, por qué no crear un equipo de llamadas de acompañamiento telefónico, repartirse las personas mayores, especialmente que sean jóvenes los que llamen, pues no es la llamada de un amigo a un amigo sino de la comunidad que se preocupa por él o ella”, afirma este sacerdote, que asegura que durante estas semanas de confinamiento ha sido una experiencia sorprendente.

Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas