Pasar al contenido principal

Mundo

#007300

Papa alienta a desmontar el mito de la eterna juventud

8 de junio de 2022
Papa alienta a desmontar el mito de la eterna juventud
Imagen:
iglesiaviva.net

Durante su 13ª catequesis sobre la vejez, el papa Francisco alertó sobre el desprecio hacía la vejez, “olvidando que la vida terrenal es un inicio y no una conclusión, y que caminamos hacia la eternidad”.

Ante miles de peregrinos de distintas partes del mundo, el santo padre centró su reflexión en el episodio que relata el evangelista San Juan, que refiere la pregunta de Nicodemo al Señor acerca de la imposibilidad de los mayores de regresar al seno materno: "¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo?".

El obispo de Roma explicó el valor de la importante figura de este anciano del Nuevo Testamento, Nicodemo, a quien Jesús le dice que para “ver el Reino de Dios” hay que “renacer de lo alto”. “Nicodemo – dijo el Papa – no entiende sus palabras, y le plantea la imposibilidad de volver a nacer cuando uno ya es viejo”, sin embargo:

 

“Jesús se refiere a un nuevo nacimiento en el Espíritu, para el cual la ancianidad no es obstáculo, y a que nos dejemos abrazar por la ternura del amor creador de Dios”.

 

Jesús le dice a Nicodemo, continúa el pontífice, “que para ver el reino de Dios hay que "nacer de lo alto" (v. 3). No se trata de volver a nacer, de repetir nuestra venida al mundo, esperando que una nueva reencarnación reabra nuestra posibilidad de una vida mejor. Esta repetición no tiene sentido. Por el contrario, vaciaría la vida vivida de todo sentido, borrándola como si fuera un experimento fallido, un valor caducado, un vacío desperdiciado. No, no es esto, este nacer de nuevo del que habla Jesús: es otra cosa. Esta vida es preciosa a los ojos de Dios: nos identifica como criaturas tiernamente amadas por Él”.

 

“El <<nacimiento de arriba>>, que nos permite <entrar>> en el reino de Dios, es una generación en el Espíritu, un paso por las aguas hacia la tierra prometida de una creación reconciliada con el amor de Dios. Es un renacimiento desde arriba, con la gracia de Dios”.

 

La vejez tiene una belleza única

“Quienes atraviesan la etapa de la ancianidad pueden descubrir, a la luz del Evangelio, una nueva misión: ser signos e instrumentos del amor de Dios, que señala cuál es la meta definitiva a la que estamos llamados”.

En la perspectiva de caminar hacia el Eterno, agregó, “la vejez tiene una belleza única (…) Nadie puede volver a entrar en el vientre de la madre, ni siquiera en su sustituto tecnológico y consumista. Sería triste, incluso si fuera posible”.

 

“El viejo camina hacia adelante, hacia el destino, hacia el cielo de Dios. La vejez por eso es un tiempo especial para disolver el futuro de la ilusión tecnocrática de una supervivencia biológica y robótica, pero sobre todo porque abre a la ternura del vientre creador y generador de Dios”.

 

“Que el Espíritu – concluyó el Papa – nos conceda la reapertura de esta misión espiritual y cultural de la vejez, que nos reconcilia con el nacimiento de lo alto”.

Por último, dirigió su pensamiento a los ancianos, enfermos, jóvenes y recién casados, a quienes recordó que “el próximo domingo celebraremos la solemnidad de la Santísima Trinidad”, por esta razón, exhortó a todos a encontrar la presencia de la Trinidad en sus vidas. Y “gracias al Bautismo, el apoyo para cumplir la voluntad del Señor en todas las circunstancias”.

Fuente:
Vatican News /ACI Prensa
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas