Pasar al contenido principal

Colombia

#277518

Violencia en Buenaventura impide a colombianos celebrar Misas en las noches

2 de septiembre de 2022
1

La violencia que padece el puerto colombiano de Buenaventura ha obligado a las iglesias a celebrar Misas hasta cierta hora, pues los grupos ilegales son los que dictan hasta qué momento se puede salir a las calles, señaló su Obispo, monseñor Rubén Darío Jaramillo.

El martes 30, aproximadamente a las 6:30 p.m., ocurrió un enfrentamiento entre las bandas delincuenciales Los Shottas y Los Espartanos en el barrio Juan XXIII. Momentos después apareció un grupo de policías que intercambiaron disparos con los criminales. Parte de la intervención quedó grabada en un video que se hizo viral en las redes sociales.

En declaraciones a Noticias Caracol, Mons. Jaramillo dijo el 31 de agosto que lo sucedido en esta zona de Buenaventura “no es un hecho aislado, sino que viene en continuidad con muchos momentos en las que la comunidad no ha dormido” por las balas que son disparadas en las calles, y que llegan a las casas, poniendo “en peligro a toda la sociedad”.

El Prelado dijo que estos grupos andan con fusiles, “imponen peleas de barrio a barrio y son ellos los que van decidiendo”.

“Ellos mandan un comunicado que a las seis de la tarde todo el mundo tiene que estar en sus casas. Entonces todo el mundo tiene que obedecer”, relató.

“Las escuelas cierran, las iglesias tenemos que celebrar Misa hasta cierta hora del día y toda la comunidad tiene que cerrar sus negocios; por lo tanto, parece que ellos son los que ejercen la autoridad”, indicó el Obispo de Buenaventura, que pidió al Estado que garantice los derechos de la población.

El motivo de los enfrentamientos

En declaraciones a Caracol Radio, monseñor Jaramillo explicó este miércoles que la zona urbana de Buenaventura está dominada por Los Shottas y Los Espartanos, dos bandas que antes habían formado un solo grupo llamado La Local.

El Prelado indicó que ambos grupos se enfrentan “por el control de los barrios, por las rutas del narcotráfico y por imponer nuevas zonas de extorsión”. Dijo que esto causa mucha zozobra porque los enfrentamientos ocurren en las calles y la población debe esconderse.

El Obispo aclaró que la Policía y las Fuerzas Armadas reaccionan a tiempo cuando ocurren estas situaciones, sin embargo, “la vida y la paz están en cuestión en nuestra ciudad”.

Fuente:
ACIPRENSA
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas