Pasar al contenido principal
#217016

“Uno de los grandes retos es acompañar desde la Vicaría una nueva manera de ser sacerdote y de ser Iglesia”

28 de marzo de 2023
“Uno de los grandes retos es acompañar desde la Vicaría una nueva manera de ser sacerdote y de ser Iglesia”
Imagen:
OAC

Afirma el padre Darío Álvarez Botero, nuevo vicario en la VET Inmaculada Concepción, estructura pastoral al servicio de la evangelización en el centro de Bogotá.

 

Consciente de los cambios a nivel cultural y social que el mundo enfrenta, a causa de diversas realidades tecnológicas, ambientales y humanas, el sacerdote destaca la importancia de conocer los nuevos lenguajes en los que el mundo se mueve, a fin de orientar con eficacia la acción pastoral y evangelizadora.

 

En esta línea, precisa que, además de comprender los contextos, apoyarse en las herramientas disponibles, es necesario que los sacerdotes se reconozcan como “sanadores heridos, sembradores de la esperanza”. Desde esta conciencia, anima a sus hermanos en el ministerio a vivir la alegría de sentirse como “el Buen Pastor; el sembrador que cada mañana siembra, esperando que caiga la semilla en buen terreno”.

 

“Desde el saludo a una persona; desde la predicación amable, generosa, alegre, se siembra esperanza en medio del dolor en el que estamos”, afirma.

 

“Todos somos imagen de Cristo y estamos llamados a hacer presencia de Él, a ser sal de la tierra y luz del mundo. Esto es, también, ser hombres y mujeres de esperanza”.

 

ff1

 

ff2

 

Realidad social y pastoral en la Vicaría Episcopal

Aunque no cumple tres meses en este territorio, el padre Darío se ha dado a la tarea de recorrer los distintos sectores, visitar los arciprestazgos; encontrarse con los sacerdotes que acompañan la acción evangeli­zadora y pastoral en la zona; adelantar encuentros con pequeños grupos: diáconos permanentes, comisión de la vida religiosa, entre otros. Todo esto, desde un apostolado de la escucha, del encuentro fraterno, con miras a reconocer el camino recorrido, identificar desafíos y fortalezas, y trazar un trabajo de acompañamiento en la misión.

En este acercamiento inicial, ha logrado identificar tres realidades centrales: la primera, enmarcada en la dinámica del centro de Bogotá, en la que convergen espacios cultu­rales, religiosos, educativos, tradicionales y estructuras de Estado, con realidades sociales complejas de mendicidad, informalidad, deterioro del espacio público, delincuencia, pobreza, prostitución, microtráfico. Escenario en el que, además, transita un importante número de personas en calidad de turistas y peregrinos.

“Hay parroquias que no tienen feligreses, otras en las que las personas van de paso, como peregrinos o turistas. Creo que en este sector hay que pensar en una pastoral distinta a la del grupo de parroquias ubicadas en barrios tradicionales”, explica.

Otra realidad identificada es la transformación que se ha generado en la zona, en la que “el mundo laboral, las empresas, las industrias, las fábricas, van absorbiendo los sectores”.

Sumado a lo anterior, se encuentra el escenario edu­cativo, el mundo de las universidades y algunos colegios tradicionales de Bogotá.

Estructura y organización pastoral

La VET Inmaculada Concepción está conformada por 45 parroquias; los Santuarios de Monserrate y Guada­lupe; alrededor de 6 rectorías; y cuenta con una destacada presencia religiosa.

Con el apoyo de las comunidades religiosas se están adelantando diversas iniciativas en colegios y univer­sidades, animando la participación juvenil; además de acciones sociales y pastorales de impacto en la zona.

El tema de las comunicaciones es otro eje de trabajo que se espera fortalecer, como herramienta en la misión pastoral. En este aspecto, la formación de sacerdotes es el principal desafío identificado como prioritario para trabajar.

En nuevo vicario

El padre Darío Álvarez Botero nació en Ipiales (Nariño), en medio de una familia católica. Adelantó sus estudios de secundaria en el Colegio San Bartolomé - La Merced (1976); filosofía (1979) y teología (1983) en el Seminario Mayor de Bogotá.

 

Fue ordenado sacerdote el 20 de noviembre de 1983, por el cardenal Aníbal Muñoz Duque, para el servicio en la Arquidiócesis de Bogotá.

 

Otros estudios: Especialización en Jurisprudencia Canónica, en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1995); Licenciatura en Derecho Canónico, en la Pontificia Universidad Javeriana (1999); Doctorado en Derecho Canónico, en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (2000).

Servicio pastoral: Inició su servicio pastoral en esta Arquidiócesis como vicario parroquial en Santa Cecilia (1983); fue párroco en el grupo de parroquias In Solidum de la Vicaria Episcopal Territorial Espíritu Santo (1984); director del área de formación en la delegación arquidiocesana de Pastoral Social (1988); capellán auxiliar en el Santuario el Señor de Monserrate (1989); rector en Santa María del Cenáculo (1990); párroco en Nuestra Señora del Rosario de Fátima (1991); defensor del vínculo del Tribunal Eclesiástico Regional de Bogotá (1991); miembro de la Junta Directiva de la Fundación Obra Nuestra Señora de Fátima (1991); párroco en San Alberto Magno (1995); delegado para la atención de los matrimonios con extranjeros (1996); administrador parroquial en San Lorenzo Diácono y Mártir (2000); vicario judicial del Tribunal Eclesiástico de Bogotá (2001); levantamiento de vetos en el Tribunal Eclesiástico Regional de Bogotá (2002); miembro del Consejo Presbiteral (2002); párroco en los Santos Cosme y Damián (2004); miembro del Colegio de Consultores (2005); reelegido como vicario judicial del Tribunal Interdiocesano de Bogotá (2007); miembro de la Comisión Auxiliar para la Causa de Beatificación del Siervo de Dios Rafael Almansa (2008); párroco en La Veracruz (2008); párroco en Cristo Rey (2009); Promotor de Justicia para las Causas de los Clérigos (2009); vicario judicial del Tribunal Eclesiástico Interdiocesano de Bogotá (2010); administrador de los bienes de la parroquia Santa Gema Galgani (2014); miembro del Consejo Presbiteral (2014); miembro de la comisión para la Formación Permanente del Clero, en representación de la Vicaría Episcopal Territorial Cristo Sacerdote (2016); animador del equipo para la Formación Permanente (2017); párroco en la Inmaculada Concepción de Chicó (2017); miembro del Consejo Presbiteral en representación de la Vicaria Episcopal Territorial Cristo Sacerdote (2017); miembro de la Junta Directiva de la Fundación Instituto Tecnológico del Sur (2018); arcipreste del Arciprestazgo 2.3 (2020); vicario en la VET Inmaculada Concepción (actualmente).

 

VET IN

 

A continuación, entrevista:

#Entrevista Padre Darío Álvarez Botero, nuevo vicario en la VET Inmaculada Concepción
Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras noticias

#217016
#397dff

Noticias relacionadas

#217016
#217016
#217016