Pasar al contenido principal

Editorial

#FF0000

Desde el Vaticano

Imagen:
Editrice vaticana
Es muy importante que en todos los lugares y comunidades donde está la Iglesia se de una apertura grande a este magisterio y se le acoja con mucha seriedad.

 

 

 

Uno de los servicios que presta el Vaticano o la Santa Sede a la Iglesia universal consiste en ofrecer regularmente documentos cuidadosamente elaborados acerca de temas que son propios de la labor evangelizadora. Dichos documentos proceden, unos, de la mano del Papa, otros de las congregaciones u otras instituciones de la Santa Sede, y su objetivo es trazar líneas de pensamiento y acción a toda la Iglesia. Su elaboración suele tomar mucho tiempo e implica pasar por muchas revisiones para que la doctrina sea muy clara, las enseñanzas totalmente de acuerdo con el magisterio anterior de la misma Iglesia y, también, para que los contenidos respondan a situaciones de palpitante actualidad en el mundo y en la Iglesia. Este servicio que presta el Vaticano es realmente invaluable y bien vale la pena conocer sus producciones pues también recogen el sentir de la Iglesia universal, pues suelen ser elaborados con la participación de católicos procedentes de todas partes.

Recientemente, han visto la luz tres documentos muy importantes. El Papa Francisco, con fecha 4 de octubre, día de San Francisco de Asis, ha publicado una encíclica titulada Fratelli tutti, sobre cuestiones sociales. La Congregación para la Doctrina de la Fe publicó recientemente -22 de septiembre de 2020- un documento, Bonus samaritanus, sobre el cuidado de la vida que termina y reiterando la doctrina de la Iglesia en contra de todo tipo de eutanasia. Y el Santo Padre también ha firmado el 30 de septiembre de 2020, con ocasión del día de San Jerónimo, traductor de la Biblia al latín, la Carta Apostólica Scripturae Sacrae affectus acerca de la Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia. Cuestiones sociales, el cuidado de la vida más débil, la Sagrada Escritura, todos temas que hacen parte del diario vivir de la Iglesia. Pero que siempre requieren revisión, replanteamiento, contextualización en el mundo actual. Presta un servicio muy importante la Santa Sede a toda la Iglesia dando luces nuevas sobre temas y realidades que todos los días le salen al encuentro a los pastores y fieles que quieren vivir su fe en profundidad.

Sin embargo, es muy importante que en todos los lugares y comunidades donde está la Iglesia se de una apertura grande a este magisterio y se le acoja con mucha seriedad. Sucede con frecuencia que estos documentos no pasan de una mirada rápida por algunas personas, pero no permean toda la labor eclesial. La complejidad del mundo actual, la cantidad de situaciones humanas novedosas que se presentan a diario, el funcionamiento bastante inestable de las sociedades modernas, los retos que enfrenta la misma Iglesia, invitan a que las enseñanzas que se dan desde Roma sean objeto de una amplia acogida en todo el cuerpo eclesial para que la Iglesia, como lo decía el Concilio, pueda ser en verdad luz entre las gentes. No es tarea fácil por el fuerte secularismo que se vive hoy y que quisiera omitir toda voz espiritual y religiosa en las sociedades. Pero hombres, mujeres y comunidades enteras sí que están necesitadas de una voz sabia que las oriente en un momento de la historia que nos está llevando a una nueva época.

Decía el rector de la Universidad de los Andes hace algunos meses que actualmente se vive una época anti-intelectual. Hay un cierto escepticismo sobre los grandes estudios y existe más bien una propensión a lo emocional y momentáneo. Y también a las falsas soluciones de los problemas, como a una distorsión de las verdaderas necesidades humanas. Dentro de la Iglesia también podría darse esa inclinación a un discurso facilista, casi que populista, pero sin afrontar a fondo, como es el deber, las grandes inquietudes del corazón humano. A la Iglesia entera como a las personas de buena voluntad, el papado y la Santa Sede, le prestan un valioso servicio con este trabajo intelectual y espiritual que quiere dar luces para que el mundo y las personas construyan proyectos de vida con un claro sentido humanista y sobre todo conforme a la voluntad de Dios, manifestada en Cristo Jesús y en las Sagradas Escrituras, lo mismo que en el magisterio eclesial. Invitamos a explorar los nuevos documentos del Papa Francisco y de la Santa Sede para encontrar en ellos luces en un momento complejo de la historia de toda la humanidad.

Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Fuente:

Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones

Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Otras editoriales y opiniones