Pasar al contenido principal

Mundo

#007300

“Una urgencia para Latinoamérica: Volver a lo esencial, sin perdón no habrá paz”  

15 de julio de 2021
celam.org
Imagen:
celam.org

Fue el tema del conversatorio realizado por el Centro de Formación Bíblico Teológico Pastoral para América Latina y el Caribe (Cebitepal), con miras a abordar los desafíos de la reconciliación en el continente.

“La urgencia de fomentar una cultura política de perdón y reconciliación, donde cada una de las partes asuma su responsabilidad para luego entrar en un proceso de reparación a las víctimas y recuperación de la convivencia fraterna”, fue una de las conclusiones centrales del encuentro, que tuvo como panelistas a: monseñor Carlos Garfias, arzobispo de Morelia y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Mexicana; Diana Sosa, profesora de la Universidad Católica de Argentina y coordinadora de las Escuelas de Perdón y Reconciliación – Espere; Vannesa Custodio, directora nacional de las Escuelas Espere en Lima (Perú); y al padre Leonel Narváez Gómez, presidente de la Fundación para la Reconciliación en Colombia.

Durante el encuentro virtual, los especialistas compartieron sus experiencias con 127 participantes, a partir de las preguntas: ¿Cuál es el valor, qué significado tiene la frase del papa Francisco “Es necesario volver a lo esencial, sin el perdón solo queda una vida infecunda y estéril?  y ¿ cómo trabajar por el perdón, una urgencia para América Latina? 

La moderación estuvo a cargo de  Susana Nuin (Uruguay), directora del Cebitepal y del Padre Ronald La Barrera Villarreal (Perú ), subdirector del Cebitepal.

Voces y testimonios

“Es necesario hablar del perdón con una mirada de confianza en el futuro, con una capacidad de perdón íntimamente relacionada con el progreso humano”, expresó Diana Cristina Sosa, quien también hizo mención de “las violencias invisibles mediadas, virales, psíquicas”, por ende “el perdón debe ser un principio de vida en comunidad”, precisó.

Por su parte, Vannesa Custodio destacó “la importancia del amor compasivo y misericordioso, la empatía y la voluntad subjetiva de abandonar el resentimiento, el juicio negativo e indiferencia”.

A su turno, el padre Leonel Narváez se refirió al trabajo que se hace desde la Iglesia por medio de los Centros de Escucha y las Escuelas de Perdón y Reconciliación. También, compartió como foco de reflexión el análisis sobre ¿ cuál es la espiritualidad de las nuevas generaciones?

En este sentido, manifestó: “debemos ayudar a los jóvenes a recuperar el sentido de la vida, a ganar seguridad, a socializar y a integrarse”.
 

Fuente:
Prensa Celam - Cristina María Cabrera Castillo.
Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas