Pasar al contenido principal

Colombia

#277518

La Iglesia rechaza categóricamente la eutanasia

26 de julio de 2021
Eutanasia
Imagen:
Revista Vive
Con ocasión del reciente pronunciamiento de la Corte Constitucional

En el cual se amplía los motivos para practicar legalmente la eutanasia en Colombia, el arzobispo de Bogotá, Luis José Rueda Aparicio, ha solicitado publicar y divulgar el documento que emitió la Sagrada Congregación para la Doctrina de la fe, con fecha del 14 de julio de 2020, titulado Samaritanus bonus, sobre el cuidado de las personas en las fases críticas y terminales de la vida. Dicho documento ratifica la doctrina constante de la Iglesia acerca del carácter inviolable de la vida, de toda vida, y la obligación de cuidarla con especial dedicación en sus fases críticas y terminales. En un aparte del citado documento se lee lo siguiente:

“La eutanasia, por lo tanto, es un acto intrínsecamente malo, en toda ocasión y circunstancia. En el pasado la Iglesia ya ha afirmado de manera definitiva «que la eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios, en cuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptable de una persona humana. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escrita; es transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal. Semejante práctica conlleva, según las circunstancias, la malicia propia del suicidio o del homicidio».[38] Toda cooperación formal o material inmediata a tal acto es un pecado grave contra la vida humana: «Ninguna autoridad puede legítimamente imponerlo ni permitirlo. Se trata, en efecto, de una violación de la ley divina, de una ofensa a la dignidad de la persona humana, de un crimen contra la vida, de un atentado contra la humanidad».[39] Por lo tanto, la eutanasia es un acto homicida que ningún fin puede legitimar y que no tolera ninguna forma de complicidad o colaboración, activa o pasiva. Aquellos que aprueban leyes sobre la eutanasia y el suicidio asistido se hacen, por lo tanto, cómplices del grave pecado que otros llevarán a cabo. Ellos son también culpables de escándalo porque tales leyes contribuyen a deformar la conciencia, también la de los fieles. [40]”.

Invitamos a todos nuestros lectores a consultar el documento completo en la sección Documentos de la Iglesia de El Catolicismo (www.elcatolicismo.com.co). Al mismo tiempo, a hacer una lectura completa y detallada para conocer en profundidad las razones por las cuales la Iglesia católica sostiene con firmeza y claridad el valor y la dignidad de toda vida, aun en las circunstancias más difíciles. Esta enseñanza de la Iglesia debe iluminar a las familias que experimentan momentos de prueba por la precaria salud de alguno de sus miembros y también debe iluminar a todo el personal de la salud para que nunca violen su juramento que los comprometió de lleno en el cuidado y defensa de la vida. También debe dar lugar para que legisladores y magistrados contemplen con claridad las implicaciones morales que tienen sus decisiones a favor de provocar la muerte de otras personas en aras de lograr una “muerte digna”, siendo que el sufrimiento no disminuye en nada la dignidad de una persona.

Tratándose de un tema tan sumamente delicado, reiteramos la invitación a nuestros lectores, a abordar la lectura del documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe que presenta con suficiente claridad las razones de la Iglesia, inspiradas en la Sagrada Escritura, para promover y proteger la vida desde su inicio hasta su final, dentro de las leyes naturales y respetando siempre la soberanía de Dios sobre toda vida.

Fuente:
OAC
Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas