Pasar al contenido principal

Colombia

#277518

Basílica de Chiquinquirá prepara homenaje multitudinario a Nuestra Señora del Rosario

13 de enero de 2022
Basílica de Chiquinquirá prepara Homenaje multitudinario a Nuestra Señora del Rosario
Imagen:
virgendechiquinquira.com
Acto de restitución de sus joyas, tras intento de hurto.

El pasado 9 de julio, el lienzo de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, que desde hace 435 años encarna la presencia amorosa de la Madre de Dios en Colombia, sufrió un intento de hurto, precisamente el día de su fiesta litúrgica y cuando en los jardines Vaticanos se entronizaba un hermoso mosaico réplica de su imagen, regalo del pueblo colombiano y de la Orden Dominicana, al Papa Francisco.

Ante estos lamentables hechos, los frailes dominicos del Santuario Mariano Nacional, han mencionado que las preciosas alhajas, donación de sus devotos peregrinos y con las que fue coronada cómo Reina y Patrona de la nación hace más de cien años, han sido plenamente restauradas, proceso que tardó aproximadamente dos meses, y en la actualidad se adelanta un minucioso estudio científico, para garantizar la seguridad de la imagen y las condiciones óptimas de luminosidad, humedad y temperatura. Sin afectar el acceso de los miles de peregrinos que visitan la más hermosa basílica de la república.

Fray Carlos Mario Alzate Montes, O.P, rector del Santuario Mariano Nacional, ha señalado que el próximo 9 julio del presente año, se realizará el acto de restitución de sus joyas en lo que se espera sea un homenaje multitudinario a la celestial Señora.

“Esperamos que sea una ocasión para que, junto a nuestros obispos, agradezcamos a la Virgen su protección y auxilio sobre el pueblo colombiano y encomendemos a ella, una vez más, la paz y el progreso de nuestro amado país”, aseguró Fray Carlos Mario.

Este acto de restitución de sus alhajas revivirá aquél 9 de julio de 1919, cuando en gobierno de Marco Fidel Suárez, en la Plaza de Bolívar de la ciudad de Bogotá y ante la mirada del pueblo colombiano, la sagrada imagen fue coronada como Reina y Patrona.

Descripción del cuadro*

El rostro de la Virgen María se destaca por su modesta actitud y su inefable sonrisa, sus ojos entrecerrados la revisten de una hermosura admirable, que mueve al recogimiento; un velo blanco cubre su cabeza; viste un manto azul celeste, una túnica rosada, un rosario cuelga de las manos de María y del Niño Jesús, quien en la derecha sostiene tiene un hilo que pende del pie de un pajarillo.

A la derecha de María, está San Antonio de Padua, sosteniendo en la mano izquierda, un libro sobre el cual está el Niño Jesús con el mapamundi en sus manos; en la derecha sostiene una palma. A la izquierda está San Andrés, apóstol, leyendo la Sagrada Escritura, en la izquierda sostiene la cruz en forma de X, signo de su martirio. María sostiene en sus brazos al Niño Jesús invitándonos a acogernos a Él, quien puede remediar todos nuestros males.

A primera vista se descubren vestigios de las goteras que corrieron sobre la pintura. El cuadro está adornado con dos coronas, dos rosarios, el cetro, la Cruz de Boyacá, la Orden de San Carlos y la Orden del Congreso; lo rodean 30 semicircunferencias con escudos de la Santa Sede, la Provincia y algunas Diócesis; del cuadro penden, un rosario y dos rosas de plata; un fuerte cristal lo protege desde 1954.

Conservación prodigiosa del Lienzo*

Este milagro consiste en que durante más de 422 años (1587-2009) el lienzo se conserve tal como se renovó. Desde 1587 hasta 1897, que se le colocó el cristal para protegerlo, diariamente se estuvo retocando en el lienzo de la Virgen, mazos de rosario, manojos de yerbas, panecitos de tierra blanca y otras mil cosas y el lienzo no ha sufrido daños, debiéndose haber destruido y acabado la tela en la parte que tales refregones sufrió.

Tenían en el templo una vara larga con un garabato en la punta, donde engarzaban los objetos, los aplicaban al lienzo de manera que no quedara duda de que han sido tocados en la Imagen.

Si vemos la columna de mármol, de la Virgen del Pilar de Zaragoza en España, los peregrinos la besan por el respaldo, y con solo aplicarle los labios, en tan largo tiempo, se ha hecho al mármol una concavidad, lo mismo que el pie de bronce de San Pedro del Vaticano, se ha desgastado notablemente con el ósculo de los turistas.

Es indiscutible que “en esta Imagen hay encerrado algún don especial de Dios, reservado para remedio de graves males” como lo expresó la Sagrada Congregación de Ritos en su Decreto de 18 de julio de 1829.

*virgendechiquinquira.com

Fuente:
Comunicaciones CEC
Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas