Pasar al contenido principal

Bogotá

#217016

Valorar, agradecer y purificar

27 de septiembre de 2021
1

Monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, en su homilía de la eucaristía del pasado domingo transmitida por el Canal RCN, destacó tres verbos que a la luz de la palabra nos ponen en seguimiento con Cristo y  en actitud misionera “Valorar, agradecer y purificar”.

Iniciamos con el verbo valorar “Si alguien hace el bien, si alguien hace una buena obra en nombre de Cristo, a pesar de que no venga con nosotros pertenece a Cristo. El Señor nos está abriendo el corazón para valorar el bien que hay en nosotros, para valorar el bien que realizan hombres y mujeres, para valorar la presencia del espíritu que hay en personas que viven en silencio su fe,  pero que la viven honesta, honrada y coherentemente por eso el primer verbo es valorar”.

El segundo verbo que propuso monseñor Rueda es agradecer “Si alguien le da un vaso de agua fresca en el desierto, en el camino de la vida, en la soledad de la existencia, un vaso de agua, que puede ser una palabra oportuna, sanadora, un vaso de agua que puede ser un acto de amistad, de acogida. ¿Qué nos está diciendo el Señor?  que debemos agradecer lo sencillo, no solamente lo grande, no solamente los grandes benefactores, sino esa sencillez de alguien, que con su palabra, con su actitud en medio de su pobreza, en medio de su limitación, ofrece lo que tiene y lo ofrece con alegría a cada uno de nosotros”.

Y el tercer verbo es purificar “¿Qué significa purificar? significa quitar todo aquello que nos impide poner nuestra vista al servicio del Reino de Dios, purificar todo aquello que hacemos con nuestras manos que impide que se pronuncie el evangelio como Buena Nueva, quitar todo aquello que no nos deja dar los pasos el camino hacia la fraternidad, hacia el encuentro, hacia la unidad, por eso es necesario purificar nuestra mirada, purificar nuestras palabras, purificar nuestras actitudes”

Tres verbos que nos propone desde la palabra “Valorar, agradecer y purificar, que el Señor nos de la gracia en esta semana de caminar con estas actitudes, siguiendo a Jesús de Nazaret el hijo de la Virgen María, el redentor de la humanidad”, indicó monseñor Rueda.

También, agradeció a la Fundación de Atención al Migrante por su labor, en el marco de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado “Hoy que estamos orando por los migrantes y por quienes nos acompañan, gracias padre Wilfran por acompañar esa Fundación que tiene nuestra iglesia arquidiocesana, la Fundación de Atención al Migrante, porque la iglesia siempre ha acogido al migrante, con respeto y gracias hermanas escalabriniana, gracias a todos”.

A continuación la homilía completa:

Audio file
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas