Pasar al contenido principal

Bogotá

#217016

Parroquia Nuestra Señora de la Peña: Una luz en la periferia

29 de julio de 2022
1

La parroquia Nuestra Señora de la Peña se encuentra ubicada en el barrio los Laches, en el oriente de Bogotá, hace parte de la Vicaría la Inmaculada Concepción de la Arquidiócesis de Bogotá. Atiende pastoralmente a unos 15 mil habitantes de los barrios Los Laches, el consuelo, la Peña, San Dionisio y la vereda El Verjón.

La Parroquia nació por la necesidad de estar más cerca de la comunidad del sector, por esto se ubica al interior del barrio Los Laches, abajo del Santuario Mariano Nuestra Señora de la Peña, que es una advocación mariana, procedente del siglo XVII, y donde se venera la imagen de la Virgen acompañada de San José, el Niño Jesús y San Gabriel.  Se apareció al platero Bernardino de León en una roca ubicada en el "Alto de la Cruz" en el cerro de oriental que se encuentra a espaldas del Santuario.

El 8 de noviembre de 2015, el señor cardenal Rubén Salazar consagró el nuevo templo, en el altar se pusieron las reliquias de San Juan Pablo II, San Pedro Claver y San Pío Pietrelcina. Fue  diseñado de acuerdo al Concilio Vaticano II donde se plasma el Cuerpo de Cristo. Esta construcción se llevó a cabo con el entonces vicario episcopal de la Inmaculada Concepción monseñor Daniel Delgado y la gestión del párroco Miguel Francisco Puyo Calderón, quien estuvo al frente de esta gran obra y misión.

Actualmente, se encuentra como párroco el padre Juan Rafael Rueda Carvajal, quien se encuentra feliz con la misión que Dios le encomendó “Yo me siento bien donde me mandan, porque en todos lados se necesita el Reino de Dios, al principio uno se asusta, pero después se alegra uno mucho y siente el impulso de Dios”.

 

2

 

Recordemos que el sector de los Laches, es una zona tradicionalmente marcada por la violencia, drogadicción y delincuencia “Es un barrio pobre y peligroso, digamos que el oficio del ladrón es muy natural aquí, pero también hay una alegría muy grande, porque también tenemos gente muy linda,  trabajadora y sana. Y, tiene ese contraste porque hay una cantidad de jóvenes en la droga, en bandas, pero también muchos estudiantes y trabajadores, ese es un fuerte contraste”, indica el padre Rueda.

 

6

 

En cuanto a la evangelización, explica el padre Rueda, ha sido difícil pero se vive con fervor “Gracias a Dios la evangelización aquí, aunque se vive en pequeño, por la cantidad de personas que asiste que no es tanta, es un signo muy grande para todo el sector. Hay un proceso pastoral que existe hace unos 12 años, en comunidad que ha hecho un grupo de unas 250 personas que asisten permanentemente”.

 

4

 

Hay un signo muy gratificante para el padre Rueda en este difícil contexto en que se encuentra la parroquia y es la recuperación de familias y jóvenes de las drogas “Lo que más me emociona y me sostiene es ver a familias que se recuperan, ver estos jóvenes que salen de las drogas y están ahora en iglesia y comparten, estudian y trabajan. Son un signo real de progreso, de conversión en la fe y en la vida, la pobreza no es tanto monetaria, sino en el corazón, en el amor y eso es una de las cosas que queremos seguir sembrando en esta difícil realidad de este barrio”.

Parroquia Nuestra Señora de la Peña: Una luz en la periferia
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas