Pasar al contenido principal

Bogotá

#217016

El sacerdote es un caminante de la misericordia de Dios Padre

18 de noviembre de 2021
El sacerdote es un caminante de la misericordia de Dios Padre
Imagen:
OAC

Afirmó monseñor Luis José Rueda Aparicio, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, durante la solemne eucaristía en la que se oró en acción de gracias por los sacerdotes y obispos que celebran 25, 50 y 60 años de ministerio; por su vida, respuesta generosa al llamado del Señor y servicio a la Iglesia y a las comunidades. 

“Usted es un caminante de la misericordia, gracias por tomar ese estilo de vida y ponerlo al servicio en su ministerio”, señalo el prelado al animarles a continuar viviendo y promoviendo las obras de misericordia espirituales y corporales.

Refiriéndose al camino sinodal que propone la Iglesia, los invitó a “seguir renovando su ministerio y las comunidades en la alegría de Cristo y en la alegría del ejercicio ministerial (…) Seamos un pueblo de Dios en camino, siguiendo a Cristo y sirviendo a la humanidad”.

“La santidad es la meta del pueblo de Dios, en cada vocación, en cada misión”

Retomando los textos bíblicos del día y dos propuestas centrales del pontificado del papa Francisco: la misericordia y la sinodalidad, monseñor Luis José recordó el llamado a todos los bautizados a sumarse a estas apuestas de vivencia de la fe y renovación pastoral, desde los distintos carismas.

“La misericordia es una propuesta desafiante en la enseñanza de Jesús de Nazaret. En el Evangelio de Lucas, en los versículos 27 y 28, del capítulo 6, se expresa, a través de cuatro imperativos desafiantes: amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian, bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los difaman. Es desafiante esa propuesta de una misericordia que es original en el cristianismo y que puede servir como bálsamo, como medicina a la sociedad, a la humanidad que no encuentra los caminos del amor y de la misericordia”.

1Tenemos como ejemplo en la Arquidiócesis a Santa Isabel de Hungría, nuestra patrona, una joven que encontró la santidad por el camino de la cercanía a los pobres. “Fue capaz de hacer una ruptura para ponerse al servicio de Jesús de Nazaret en los más necesitados”.

Como lo ha pedido el Papa en la reciente Jornada Mundial de los Pobres, no podemos esperar que los pobres nos llamen, debemos ir a su encuentro, acompañarlos, ayudarlos y ponerlos siempre en el centro. 

2

3

“La pobreza no es fruto del destino sino consecuencia del egoísmo. Por lo tanto, es decisivo dar vida a procesos de desarrollo en los que se valoren las capacidades de todos, para que la complementariedad de las competencias y la diversidad de las funciones den lugar a un recurso común de participación (…) «A los pobres los tienen siempre con ustedes» (Mc 14,7). Es una invitación a no perder nunca de vista la oportunidad que se ofrece de hacer el bien”.

La eucaristía en la Catedral Primada de Bogotá fue presidida por monseñor Luis José Rueda Aparicio, concelebró el cardenal Rubén Salazar Gómez y los obispos auxiliares: monseñor Luis Manuel Alí, monseñor Pedro Salamanca y monseñor Germán Medina. Acompañó el Consejo Episcopal; los señores canónigos del cabildo catedralicio de Bogotá; obispos; el presbiterio arquidiocesano; comunidades religiosas masculinas y femeninas; diáconos permanentes y laicos de distintas parroquias.

A continuación homilía en la celebración de los Jubileos Sacerdotales 2021 

Homilía: Jubileos Sacerdotales 2021
Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Aumentar
Fuente
Disminuir
Fuente

Noticias relacionadas