Formación

El Pueblo de Dios necesita ser formado y necesitan que se les incentive a la espiritualidad como medio para acercarse a Jesucristo por lo cual, éste es el espacio propicio para ello.

La Sagrada Escritura y los ámbitos de hoy

Mes de la Biblia

30 de Septiembre 2016
 Pedro Cancino Useda, Pbro
La Sagrada Escritura y los ámbitos de hoy

Al concluir el mes de la Sagrada Escritura se invita a fortalecer los diferentes ámbitos de crecimiento y conocimiento de la Palabra de Dios, que surgieron como resultado de los diferentes espacios de reflexión y encuentro que se propiciaron

Con ocasión de la celebración litúrgica de San Jerónimo a quien la Iglesia recuerda el día 30 de septiembre, se pueden precisar tres acontecimientos. Por un lado, a nivel universal, la celebración solemne de la memoria de este gran santo, quien aportó desde su fe, un acercamiento al conocimiento y experiencia entorno a la Sagrada Escritura, y que se recogen en sus célebres palabras que donó a la Iglesia como testamento de fe y que por siglos se han evocado: “El que desconoce las Escrituras, desconoce a Cristo”.  Por otro lado, de manera local, se cierra el mes de la biblia, el cual se vivió en variados espacios de reflexión a nivel de vicarías, arciprestazgos y parroquias de la arquidiócesis de Bogotá, teniendo como tema principal para este año, las obras de misericordia. Al concluir el mes de la Sagrada Escritura se invita a fortalecer los diferentes ámbitos de crecimiento y conocimiento de la Palabra de Dios, que surgieron como resultado de los diferentes espacios de reflexión y encuentro que se propiciaron.

Frente a la experiencia entorno a los espacios de reflexión de la sagrada Escritura hoy, va surgiendo un sentimiento de satisfacción, al contemplar la respuesta de muchos creyentes, quienes, con fe y revestidos de alegría, están continuamente en camino de búsqueda de la Palabra de Dios. Se aprecia una profunda necesidad humana y espiritual, así como un despertar entorno al texto Sagrado, por lo que muchas personas procuran tener un conocimiento cercano y concreto de los textos de la Palabra, llegando a mostrar cierto afán, por saber y entender lo que Dios mismo les comunica a través de los diferentes libros y experiencias que se narran en la biblia.

Los ámbitos entorno al estudio de la Palabra son variados y significativos. En muchos ambientes vicariales y parroquiales hoy, con herramientas sencillas, se crean escuelas de formación bíblica, círculos bíblicos y la lectura orante de la Palabra: la Lectio Divina. A nivel un poco más técnico y académico, algunas universidades y centros de formación, con tinte obviamente confesional, han abierto a los fieles las posibilidades de acceder a espacios de estudio, conocimiento y profundización en cuanto a la sagrada Escritura; circunstancias que quizá años atrás era poco vista, fuera del ambiente clerical. Un ambiente que llama poderosamente la atención hoy, es el uso de los medios masivos de comunicación, las redes sociales, para la difusión de las reflexiones de los evangelios y los textos de la liturgia de la Eucaristía diaria, mostrándose éstos como herramientas valiosas a través de las cuales se está sembrando el amor, el gusto y la inquietud por la Palabra.  Las reflexiones y las voces que se escuchan por los medios entorno a los textos bíblicos, son variadas y alegran, pero también a la vez causan cierto grado de preocupación entorno no al texto que se proclama, sino a los contenidos de las reflexiones y enseñanzas que se difunden, pues muchas veces se hace decir al texto lo que no dice, llevando a causar una confusión entre aquellos que escuchan, por lo que se debe ser prudente en lo que se trasmite y lo que se escucha.

Al concluir nuevamente el mes dedicado a la Palabra de Dios, queda la invitación de propiciar ambientes de reflexión, en los que se pueda hacer camino y crecer entorno a la Palabra, se ve la necesidad de usar las herramientas que se poseen y los medios necesarios para alimentar la comunidad del Pan de la Palabra que tantas veces reclaman en una buena homilía, en una buena liturgia de la Palabra, en un sencillo curso de Biblia, que despeje dudas o al menos que ayude al crecimiento de la fe. Se debe orientar a las personas a un buen uso de lo que escuchan en los medios y a formarse de manera progresiva aportándoles las herramientas básicas para hacerlo.

 

 

 

 

Fuente: Pedro Cancino Useda, Pbro.

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Formación

Desarrollo San Pablo Multimedia