Formación

El Pueblo de Dios necesita ser formado y necesitan que se les incentive a la espiritualidad como medio para acercarse a Jesucristo por lo cual, éste es el espacio propicio para ello.

Aunque nuestra fe no sea perfecta somos aceptados por Dios.

14 de Abril 2016
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones - OAC
Aunque nuestra fe no sea perfecta somos aceptados por Dios.

Hay muchos ejemplos en las Escrituras en donde la confianza hacia Dios era imperfecta, y sin embargo, Él los aceptó y los amó

Con frecuencia el pesimismo aparece ante una adversidad, se nos hace más fácil pensar que todo saldrá mal y nos cuesta mucho trabajo creer que las cosas pueden ser mejores, que eso que parece imposible es posible o que todo será mejor que antes. 

Hoy nos toca vivir en un mundo en el que muchos hombres han desplazado a Dios de su vida y viven como si Dios no existiera; la fe nace del amor y, por consiguiente, genera confianza. Infunde la convicción de que el hombre es siempre amado por Dios; de que el mundo no es hostil, pues ha salido de sus manos; de que el otro no es un enemigo, sino un hermano. 

No se pueden negar los bienes que la ciencia y la técnica han aportado y aportan a la persona y a la sociedad. Pero, aún reconociendo tales bienes, es preciso reconocer también ciertos riesgos: que el hombre se embriague con sus conquistas, se fascine ante ellas y piense que «es como Dios», excluyendo por tanto a un Dios trascendente. Innumerables avances técnicos y tecnológicos que, no sólo han modificado nuestro modo de vivir, sino que llegan a determinar la concepción que el hombre tiene de sí mismo hacen que el hombre pueda llegar a absolutizar la ciencia y la técnica, y acabar, o excluir la fe como innecesaria. En vez de basar nuestra fe en la bondad de Dios y en la obra de amor completa de Cristo a nuestro favor, la basamos en nuestros propios logros, en nuestra propia perfección. 

Tener fe es no esperar un milagro de la nada, en varios versículos bíblicos nos demuestran que sin fe no habrá respuesta como en Mateo 08:26: y él les dijo: “¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?” Entonces se levantó y reprendió a los vientos y al mar, y sobrevino una gran calma. 

Mateo 17:20 Él les dijo: “Por vuestra poca fe. Porque de cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará y nada os será imposible para ti. 

Santiago 1, 5:8: Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que la pida a Dios, y la recibirá, porque él la da a todos generosamente, sin exigir nada en cambio. 

Y como gracias a la fe muchos fueron curados. 

Hoy invito a dejar que su espíritu se llene de fe, que a pesar de nuestras imperfecciones Dios nos va a escuchar, que no es retrógrado aquel que cree y que juntos podemos emprender una nueva evangelización a partir de nuestras propias experiencias de fe.

Fuente: Varias, OAC

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Formación

Desarrollo San Pablo Multimedia