Noticias / Bogotá

Información sobre los hechos noticiosos de actualidad que afecten la ciudad de Bogotá y su arquidiócesis

Monserrate, otra vez sin el sendero de los peregrinos

21 de Marzo 2016
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones de Bogotá
Monserrate, otra vez sin el sendero de los peregrinos

El sendero de peregrinos al Santuario de Monserrate, que por tradición es el más visitado en la Semana Santa, se encuentra cerrado desde diciembre pasado, después de un incendio que le afectó los cimientos. El Idiger y el Idrd adelantan estudios para mitigar de manera efectiva y segura el riesgo presentado en la zona afectada

Hasta el momento las entidades distritales anticipan que aún no es posible emitir una fecha definitiva de apertura del sendero peatonal, así que el recorrido hacia el templo de Monserrate se limitará exclusivamente al teleférico y al funicular.

En el sector también se hará control por parte de la Policía Metropolitana de Bogotá, quienes evitarán que las personas que desean ascender se vean envueltas en situaciones que pongan en riesgo su integridad física.

 

“Para los millares de devotos del Señor de Monserrate constituye, sin duda, una mala noticia que el camino hacia el santuario tenga que ser cerrado nuevamente, ahora que empieza otra Semana Santa, tiempo de mayor veneración.

 

Y es que el Cristo, ubicado allí en el año 1656, en el cerro tutelar más famoso de Bogotá, a 3.152 metros de altura, es centro de la devoción cristiana, no solo de los habitantes de Bogotá, sino de colombianos y extranjeros, que lo visitan mayormente por estos días. Y vale agregar que la peregrinación allí tiene orígenes desde tiempos coloniales, en una práctica piadosa consagrada precisamente a la pasión de Cristo.

 

Se sabe que inicialmente, por allá en 1620, se llamaba cerro de la Cruz, y hubo algunos años cuando en el escarpado camino de ascenso había estaciones y los fieles subían rezando. De hecho, el Señor Caído es un monumento de los más significativos sobre el calvario de Cristo.

 

Algo de historia, para que se interprete mejor lo que significa el cierre en estas fechas del camino a tan venerada imagen, por el que en días como jueves y viernes santos fácilmente pueden ascender unas 110.000 personas mal contadas. Pero es por esos peregrinos, turistas, comerciantes, Fuerza Pública o socorristas que justamente se tienen que tomar medidas de prevención.

 

Los feligreses deben tener paciencia y comprensión. El Dios de su fe muy seguramente va a entender que se trata de evitar una tragedia, pues los incendios que se han presentado últimamente dejaron los escarpados cerros sin vegetación. Y las lluvias causan fácilmente desprendimiento de rocas. Ya una de ellas cayó en enero sobre una caseta. Aparte de la torpeza de muchos que se lanzan por los atajos, sin pensar en ellos ni en los demás. No hay otra opción. Con la misma fe, que mueve montañas, los peregrinos deberán usar el teleférico y el funicular. Ya habrá oportunidad de cumplir con el esfuerzo de subir a pie.

 

De otro lado, es fundamental vigilar el cerro, que los trabajos para evitar la caída de rocas sueltas, que costarán unos 3.000 millones, sean efectivos, además de la recuperación de la vegetación”: Editorial El Tiempo, marzo 21 de 2016.

 

 

 

 

 

Fuente: Varias

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Noticias

Desarrollo San Pablo Multimedia