Formación

El Pueblo de Dios necesita ser formado y necesitan que se les incentive a la espiritualidad como medio para acercarse a Jesucristo por lo cual, éste es el espacio propicio para ello.

Orar cuando anochece

18 de Febrero 2016
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones - OAC
Orar cuando anochece

En pleno siglo XXI aún hay grupos de jóvenes que son capaces de reunirse en un viernes en la noche para hacer intercesión, para orar, para meditar el rosario y encontrarse con el Señor.

Casi siempre cuando se intentan llevar a cabo esos pequeños momentos de oración sean en pequeños grupos o a solas en intimidad con el Señor, buscamos un espacio, por lo general no lo encontramos, bien sea en el trabajo, la distancia, o por las ocupaciones y finalmente no nos queda otro recurso y otro momento más silencioso y adecuado que “la noche”, allí se hace propicio ese instante, porque podemos vivir ese encuentro como Jesús nos lo enseño, “entra en tu habitación y el Dios que ve en lo escondido te recompensará”.

Claro: la noche se hizo para dormir y descansar y así reponer las fuerzas, pero a veces algunos la malgastan pegados al televisor, o junto a la pantalla de un computador buscando lo que no se les ha perdido o sumidos en la rumba, que lleva tantas veces a la perdición. Pero qué bueno que de vez en cuando, podamos aprovechar “la noche” para entrar en contacto con las realidades divinas.

Por eso hoy te sugiero que aproveches ese momento justamente para orar, para descubrir a Dios en el corazón de la noche; incluso para contemplar las estrellas, el firmamento la inmensidad porque allí está el creador del universo.

No tiene nada de absurdo, más tonto sería perderte ese lugar de oración, cuando precisamente es el momento que te ofrece mayor silencio, más intimidad y sosiego, cuando tienes la mejor oportunidad para ponerte en la presencia del Altísimo. Si sufres de insomnio ora en la noche, si algo te quita paz, ora en la noche, si estas triste, ora en la noche, incluso si estas feliz ora en la noche y encontrarás tranquilidad para tu alma.

La oración nocturna es la recarga de gracia que necesitas, es como la energía que recibe la batería de tu computador o la de celular para continuar funcionando en la mañana siguiente.

Cualquier plegaria que hagas en medio de la noche se convierte inmediatamente como en la estrella polar que guía  a los marineros en medio de la oscuridad del mar, como en un faro en medio de la noche, como una antorcha que marca el camino.

En la biblia, la noche es con frecuencia un tiempo de visita divina: así los profetas recibían sus más claros oráculos en medio de la noche por eso el salmo 119 reza en medio de la noche: “me levanto, Señor, para darte las gracias”.

Qué bueno que aprendas a disponer de este espacio que te regala la noche para sacar provecho de la oración y dedicarte por entero al encuentro del Señor.

“Porque en el silencio de la noche se maduran muchas cosas”

 

Fuente: Padre Claudio Peña, Pixabay

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Formación

Desarrollo San Pablo Multimedia