Editorial

Descripción sobre los principales acontecimientos del país Colombia desde la óptica de la Iglesia Católica. 

El valor de la misericordia

20 de Enero 2016
 Diego Arango, Presidente de Teleamiga
El valor de la misericordia

En este año jubilar el Santo Padre abrió las puertas a la misericordia, que es una actitud hacia la vida, hacia nosotros mismos que muchas veces no nos perdonamos, pues a veces nos juzgamos y condenamos por nuestros errores o por el inmenso peso de nuestros mismos pecados.

 

  La misericordia es la disposición divina de perdonar y reconciliar. Dijo el Papa Francisco, "Dios siempre perdona a los pecadores, no se cansa de perdonar", lo que se entiende que tenemos un Dios misericordioso, que se compadece de nuestras miserias y nos brinda todas las oportunidades para la salvación eterna. Desde luego que esto no significa que en el pecado nos mantengamos y cínicamente pensemos y actuemos  como dice el refrán popular: "el que peca y reza empata". No, esa no es la misericordia, es la disposición permanente de perdonar cuando existe el verdadero arrepentimiento y la firme promesa de no volver a pecar.

El Papa es un espectacular representante de la misericordia y quiere llevar a todos los fieles al seno del señor, sacarlos de sus pecados y acogerlos en  nuestra iglesia católica, porque muchos bautizados y pecadores han abandonado nuestra religión por sentirse renegados a causa de sus errores. En su catequesis iniciada respecto a la misericordia, el Santo Padre Francisco nos recuerda al Dios misericordioso, aquel que en el éxodo se le autodefine a Moisés diciéndole: "El Señor, Dios es misericordioso y bondadoso, lento a enojarse y prodigo  en el amor y fidelidad". Lo mismo que su hijo quien nos enseñó su misericordia perdonando a la mujer adúltera. También nos recuerda el pasaje del evangelio del hijo prodigo. Sí, Jesús es misericordioso, él reprendió a los fariseos diciéndoles: "vayan pues, aprendan lo que esto significa, quiero misericordia y no sacrificio" mateo 9: 10-13 y 12: 1-7. La misericordia no solo se expresa en su valor como la capacidad de perdonar, de no juzgar y menos condenar, la misericordia es no hablar mal del prójimo, cuidar la lengua que es la más traicionera de todas, cuando colocamos a nuestros semejantes en tela de juicio por falta de compasión y cuando creemos que quienes no piensan como nosotros son unos infieles. La misericordia son obras por los más necesitados.

El nombre de Dios es misericordia, dice el Papa Francisco y en esa frase resume la grandeza de nuestra religión, se expresa en el evangelio y se entiende el verdadero significado de la venida de Jesús a esta tierra, a redimir a los pecadores a mostrarles la divina gracia de la misericordia, vino a salvarnos y brindarnos la vida eterna. ¡Oh mi buen Jesús perdona nuestros pecados, líbranos del fuego y del infierno, lleva todas las almas al cielo, especialmente las más necesitadas de tu infinita misericordia! Amen.  

Fuente: Diego Arango

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Editorial

Desarrollo San Pablo Multimedia