Formación

El Pueblo de Dios necesita ser formado y necesitan que se les incentive a la espiritualidad como medio para acercarse a Jesucristo por lo cual, éste es el espacio propicio para ello.

Anuncio de la Celebración de un Año Santo Extraordinario

Dos años del Papa Francisco como Pontífice de la Misericordia 

13 de Marzo 2015
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones - OAC Bogotá
Dos años del Papa Francisco como Pontífice de la Misericordia

El Papa Francisco cumple hoy dos años al frente de la Iglesia católica, desarrollando un pontificado que comunica la acción misericordiosa de Dios, más aún al anunciar en su segundo aniversario el Jubileo de la Misericordia.

El pontificado del papa Francisco ha sobresalido por su insistencia en la "Misericordia de Dios". En sus primeras intervenciones ya dejó claro que quería presentar una Iglesia Madre, que acoge y perdona: "Dios nunca se cansa de perdonar. Nunca (…) El problema es que nosotros nos cansamos, no queremos, nos cansamos de pedir perdón. Él jamás se cansa de perdonar".

Hoy viernes 13 de marzo, el papa Francisco ha celebrado sus dos años de pontificado siendo testigo de la misericordia,  al estar confesando en la Basílica de San Pedro en el marco de la celebración penitencial 24 horas para el Señor, iniciativa organizada por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización.

Durante la homilía de la celebración penitencial para dar inicio a esta jornada de oración y del perdón, el papa Francisco anunció la celebración de un Año Santo extraordinario.

Este Jubileo de la Misericordia se iniciará el presente año con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica Vaticana durante la solemnidad de la Inmaculada Concepción y concluirá el 20 de noviembre de 2016 con la solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo.

El Santo Padre, al inicio del año, exclamó: “Estamos viviendo el tiempo de la misericordia. Éste es el tiempo de la misericordia. Hay tanta necesidad hoy de misericordia, y es importante que los fieles laicos la vivan y la lleven a los diversos ambientes sociales. ¡Adelante!”

Con el Jubileo de la Misericordia, el Papa Francisco pone al centro de la atención el Dios misericordioso que invita a todos a volver hacia Él. El encuentro con Él inspira la virtud de la misericordia.

La misericordia es un tema muy sentido por el Papa Francisco quien ya como obispo había escogido como lema propio  “miserando atque eligendo”. Se trata de una cita tomada de las homilías de san Beda el Venerable, el cual, comentando el episodio evangélico de la vocación de San Mateo, escribe: “Vidit ergo lesus publicanum et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi Sequere me” (Vio Jesús a un publicano, y como le miró con sentimiento de amor y le eligió, le dijo: Sígueme). Esta homilía es un homenaje a la misericordia divina. Una traducción del lema podría ser: “Con ojos de misericordia”.

En el primer Ángelus después de su elección, el Santo Padre decía que: “Al escuchar misericordia, esta palabra cambia todo. Es lo mejor que podemos escuchar: cambia el mundo. Un poco de misericordia hace al mundo menos frío y más justo. Necesitamos comprender bien esta misericordia de Dios, este Padre misericordioso que tiene tanta paciencia” (Ángelus del 17 de marzo de2013).

También este año, en el Ángelus del 11 de enero, manifestó: “Estamos viviendo el tiempo de la misericordia. Éste es el tiempo de la misericordia. Hay tanta necesidad hoy de misericordia, y es importante que los fieles laicos la vivan y la lleven a los diversos ambientes sociales. ¡Adelante!”. Y en el mensaje para la Cuaresma del 2015, el Santo Padre escribe: “Cuánto deseo que los lugares en los que se manifiesta la Iglesia, en particular nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia”.

Así mismo, se refiere a la Misericordia 29 veces en el texto de la edición española de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium.

La apertura del próximo Jubileo adquiere un significado especial ya que tendrá lugar en el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, ocurrida en 1965. Será por tanto un impulso para que la Iglesia continúe la obra iniciada con el Vaticano II.

Durante el Jubileo las lecturas para los domingos del tiempo ordinario serán tomadas del Evangelio de Lucas, conocido como “el evangelista de la misericordia”. Dante Aligheri lo definía “scriba mansuetudinis Christi”, “narrador de la mansedumbre de Cristo”. Son bien conocidas las parábolas de la misericordia presentes en este Evangelio: la oveja perdida, la moneda extraviada, el padre misericordioso.

El anuncio oficial y solemne del Año Santo tendrá lugar con la lectura y publicación junto a la Puerta Santa de la Bula, el Domingo de la Divina Misericordia, fiesta instituida por San Juan Pablo II que se celebra el domingo siguiente a la Pascua.

24 horas para el Señor

El Papa Francisco ha confiado al Pontificio Consejo para la promoción de la Nueva Evangelización la organización del Jubileo de la Misericordia.

El padre colombiano Alejandro Díaz García, quien trabaja en este dicasterio vaticano, explicó para los micrófonos de Radio Vaticano algunos de los detalles de la invitación a la Iglesia de todo el mundo que tiene por lema ‘Dios rico en Misericordia’. “Consiste en invitar a los fieles de manera especial a reconciliarse con Dios en el Sacramento de la Confesión y de manera particular invitar a todas las iglesias particulares a alistar lo necesario en una iglesia o varias iglesias para que se pueda garantizar por un buen tiempo, ojalá por 24 horas, la celebración del Sacramento acompañada tal vez de un momento de Adoración Eucarística”.

“Se trata de crear un ambiente propicio durante la tarde del viernes 13 de marzo y a lo largo del sábado 14, para que todos los fieles, incluso los más alejados, puedan reconciliarse con Dios”.

“El lema para este año es tomado de una frase de San Pablo a la carta a los Efesios ‘Dios rico en misericordia’… justamente esta realidad de la misericordia de Dios que es desbordante, que alcanza a todas las personas, que está anticipando la vida de todas las personas, es uno de los temas insistentes del Magisterio Pontificio del Papa Francisco”.

El papa Francisco propone la evangelización con ejemplo antes que con las palabras; así, mañana sábado 14 de marzo en la tarde él mismo estará en el confesionario para escuchar los pecados de seis penitentes, escogidos entre personas de todas las edades.
 
La penitencia es uno de los siete sacramentos de la Iglesia, por el que se obtiene el perdón de los pecados, por ello el gesto de Francisco es consecuente con sus incesantes llamados a la misericordia y el perdón. 
 
Para la ocasión, se involucrará a un grupo conformado por una monja, algunos adolescentes, una pareja de abuelos y una madre de familia. No se excluye que el mismo Papa, como el año anterior, pida ser confesado por un sacerdote de la Basílica.

Fuente: Varias

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Formación

Desarrollo San Pablo Multimedia