Noticias / Iglesia

¿Fe o agüero?

31 de Diciembre 2015
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones, OAC - Bogotá
¿Fe o agüero?

El 31 de diciembre se festeja la terminación del año y es el más significativo a nivel comercial.

Cuándo se le pregunto a Jesús: - ¿cuál es el primero de los mandamientos? Él respondió:- “el Señor nuestro Dios es el único Señor. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.”

El 31 de diciembre se festeja la terminación del año y es el más significativo a nivel comercial. Desafortunadamente muchos católicos acuden en esta fecha a la búsqueda de un año más próspero y  lleno de amor a través de los llamados agüeros, olvidando que esto es una ofensa para Dios.

En el Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2111, dice:

«Superstición es la desviación del sentimiento religioso y de las prácticas que impone. Puede afectar también al culto religioso que damos al verdadero Dios. Conduce a la idolatría y a distintas formas de adivinación y de magia».

Y consiste en:

• Atribuirle a prácticas legítimas un valor erróneo.

• Muchas veces atribuyendo valor a los sacramentales y oraciones, confiando en la materialidad del acto sin la necesaria disposición interior. Es decir, creyendo que a fuerza de pedir un favor de Dios, se logrará, sin que nosotros intentemos cambiar de vida.

El mal uso de los objetos religiosos y las oraciones a las que se les atribuye un poder intrínseco, demuestra la poca fe y confianza en el Padre que sólo provee amor a sus hijos, infringiendo así en el primer mandamiento.

¡Claro!, se pueden seguir prácticas para mejorar la calidad de vida, aquí encuentra diez que para el 2015, a partir de las 12 de la noche puede hacerse el propósito de cumplir.

-       Amar a Dios sobre todas las cosas.

-       No tomar el nombre de Dios en vano.

-       Santificar las fiestas.

-       Honrar a tu padre y a tu madre.

-       No matar.

-       No cometer actos impuros.

-       No robar.

-       No decir falso testimonio ni mentir.

-       No consentir pensamientos ni deseos impuros.

-       No codiciar los bienes ajenos.

Le aseguramos que así tendrá un mejor futuro y más amor. Dios los bendiga,  que el próximo año se dejen contagiar de su amor y su fe avive su confianza en Él.

 

 

Fuente: OAC

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Noticias

Desarrollo San Pablo Multimedia