Formación

El Pueblo de Dios necesita ser formado y necesitan que se les incentive a la espiritualidad como medio para acercarse a Jesucristo por lo cual, éste es el espacio propicio para ello.

Campaña Dar a Luz

 La Navidad asegura al hombre la alegría

Quinto día

20 de Diciembre 2014
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones - OAC Bogotá
La Navidad asegura al hombre la alegría

Por el tipo de fiesta que es y por la difusión que tiene, la navidad representa la última frontera, el último paso que puede dar la naturaleza del hombre: reconocer que existe la manifestación del Ser, o si no se dirige ahacia la desesperación total, negando que el Verbo de Dios se haya hecho hombre, para terminar así como ese último hombre y esa última mujer a quienes describe Carducci viendo la puesta de sol por última vez sobre un mundo helado.

La recreación que Cristo lleva a cabo es la verdad de la creación. Al anunciar a Jesús, la Navidad revela el dominio incontrastable del Ser, que se traduce en “victoria”. La victoria consiste en que el hecho que vence a todas las increencias y las dudas ¡existe!, ¡vence! Y ese hecho es el anuncio de que ¡Dios se ha hecho hombre!

La Navidad llega para asegurar al hombre la alegría: alcanzaremos la felicidad, que es el objetivo de la vida. ¡La alegría está asegurada! Tener certeza de esto es algo necesario para vivir, y esa certea se da cuando vivimos en compañía (si alguien no tiene compañía, es porque no la pide. Si la pide, se le da). Cristo es la compañía suprema que Dios brinda al hombre.

Para orar desde la Palabra de Dios, Luz para nuestro caminar:  

(1,24-28) Entre los enviados había fariseos. Estos le preguntaron:-“Entonces ¿Por qué bautizas si tu no eres el Mesías ni Elías ni el profeta?”. Juan respondió:-“Yo bautizo con agua pero en medio de vosotros está uno que no conocéis. Viene después de mi pero yo no soy digno de desatar la correa de sus sandalias”.

Estas cosas pasaron en Betania, al otro lado del Jordán donde Juan bautizaba.

Comentario:

Según la tradición judía solo el Mesías o el profeta o Elías podían bautizar en nombre de Dios. Si Juan no es ninguno de éstos ¿con qué autoridad bautiza?

le reprochan los fariseos. Pero el bautismo de Juan era de iniciación, una especie de rito de entrada o de preparación para el auténtico bautismo de

Jesús, el Mesías...que ya está!...pero nadie le conoce todavía.

Conoce y participa en nuestra campaña,mayores informes en: http://elcatolicismo.com.co/es/noticias/2146-estrategia-de-comunicacion-virtual--campana-dar-a-luz-.html

Fuente: CL, Entre amigos para catequistas

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Formación

Desarrollo San Pablo Multimedia