Formación

El Pueblo de Dios necesita ser formado y necesitan que se les incentive a la espiritualidad como medio para acercarse a Jesucristo por lo cual, éste es el espacio propicio para ello.

Campaña Dar a Luz

La Espera

Primer día

16 de Diciembre 2014
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones - OAC Bogotá
La Espera

A los pobres da la noticia… un día acabará la espera. En estas palabras está toda la vida real de una conciencia cristiana, debería decir del corazón de todo hombre, porque el corazón de todo hombre sigue siendo humano si es pobre y está a la espera, aunque no sepa lo que significa su pobreza y no sepa que esperar, aunque no conozca el objeto de su espera. ¡Nosotros si! Pero ¿lo conocemos? ¿Lo experimentamos? ¿Conocemos en un sentido puramente intencional, abstracto, o conocemos en el sentido real, existencial, cordial?.

Entrando en nuestras casas, esta pobreza, esta espera viven también en la risa y en la broma, incluso en la desenvoltura de los gestos cotidianos, que no se asemejan a la vana espera del hombre común, vacía insatisfacción, porque no hay nada de más sosiego que la espera consciente.

El adviento es el tiempo de la espera, el tiempo del primer signo de la unidad entre nuestra libertad y la de Dios.

Hoy el sentido del misterio nos viene evocado por la vida de la iglesia. No hay tiempo en el año litúrgico que no evoque a Dios como misterio.

 

Para orar desde la Palabra de Dios, Luz para nuestro caminar:  

Hoy vamos a fijarnos en un personaje muy importante del Evangelio. Un hombre de una sola pieza, el Precursor del Mesías, el Testigo de la Luz, el

Pregonero que anuncia su venida inminente. Su personalidad, su carácter, su vida, es por si sola un ejemplo a seguir. Nos transmite unos valores que

demasiadas veces están ausentes de nuestra sociedad. Pongamos pues atención y tratemos de descubrir qué nos puede enseñar este hombre singular.

Texto Bíblico:

(1,6-8) Hubo un hombre enviado por Dios, de nombre Juan. Este

vino como testigo para dar testimonio de la Luz a fin de que todos

creyeran por él. No era él la Luz sino testigo de la Luz.

Comentario:

La figura de Juan Bautista tuvo mucha importancia para los judíos y para las

primeras comunidades cristianas. Algunos miembros de las comunidades

joánicas, fascinados por este personaje, lo miraban como el Mesías enviado de

Dios, como el Salvador. Por eso el autor del 4º evangelio lo presenta no solo

como el precursor sino como el testigo del Mesías. No es él la Luz sino el testigo

de la Luz. Estos versículos interrumpen el poema del Prólogo precisamente para

dejar clara la diferencia entre Juan Bautista y Jesús. Juan solo es un enviado.

No es el Mesías sino su testigo excepcional cuya misión es iluminar el camino

que conduce a Jesús.

Por lo anterior, a través de diferentes textos bíblicos, hemos elegido a Juan el Bautista para que “sea nuestro compañero de camino” en este peregrinar hacia Jesucristo, la Luz de nuestra vida, para cada día de la novena de navidad donde promovemos la campaña virtual: DAR A LUZ.

Conoce y participa en nuestra campaña,mayores informes en: http://elcatolicismo.com.co/es/noticias/2146-estrategia-de-comunicacion-virtual--campana-dar-a-luz-.html

Fuente: Entre amigos para catequistas, CL

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Formación

Desarrollo San Pablo Multimedia