Formación

El Pueblo de Dios necesita ser formado y necesitan que se les incentive a la espiritualidad como medio para acercarse a Jesucristo por lo cual, éste es el espacio propicio para ello.

Historia de la advocación de la Reina de Colombia

09 de Julio 2019
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Historia de la advocación de la Reina de Colombia

¿Por qué Reina? ¿por qué de Colombia? LA historia se remonta a las épocas de la Colonia, en el territorio boyacense. Los encomenderos debían tener en sus terrenos capillas doctrineras para atender las necesidades espirituales de los indios y esclavos, así que Antón de Santana, en 1560, y el fraile Andrés Jadraque dotan la capilla con un lienzo o cuadro de la Virgen del Rosario, advocación promulgada por la Orden Dominicana a la que pertenecía el religioso

Hasta aquí no hay nada de maravilloso, eso vino después: encargan a Alonso de Narváez, pintor español residente en la vecina ciudad de Tunja, el cuadro de la virgen del Rosario. Entronizada en su capilla, estas se van deteriorando, en la capilla se daña el techo de paja y el lienzo pierde su esplendor hasta el punto de ser abandonado, se cuenta que incluso sirvió para secar granos al sol.

La crónica histórica señala que en el año 1586 María Ramos, una mujer del lugar, sabiendo que el lienzo había guardado la imagen de la Virgen María, decide reparar el viejo oratorio y el lienzo maltratado, otorgándole el mejor lugar de la capilla. Diariamente oraba y pedía a la Virgen del Rosario que se manifestara, hasta que el 26 de diciembre de 1586 cuando María salía del oratorio, una mujer indígena llamada Isabel junto a su pequeño hijo, al pasar por el lugar, le gritaron a María: "mire, mire Señora...". Al dirigir su mirada a la pintura, ésta brillaba con resplandores y la imagen, que estaba irreconocible, se había restaurado con sus colores y brillo originales; los agujeros y rasguños de la tela desaparecieron. Desde entonces empezó la devoción a la advocación conocida como "Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá".

Este milagro consiste en que durante más de 424 años (1587-2019) el lienzo se conserve tal como se renovó.

El santuario fue confiado a la orden de los Dominicos, quienes construyeron un convento a su lado, guardando la imagen hasta tiempos presentes.

La devoción popular por esta imagen se evidencia en múltiples acontecimientos, que van desde las tradicionales "romerías" o grandes peregrinaciones, pasando por la música popular, hasta hechos históricos protagonizados por personajes como virreyes, obispos y políticos, comenzando con el mismo Simón Bolívar, quien no solo recibió para su Campaña Libertadora los tesoros y joyas del cuadro, sino que él mismo fue en varias ocasiones a orar por el éxito de su empresa.

Finalmente, el gobierno de la República de Colombia decidió en 1919, consagrar el país a la Virgen de Chiquinquirá como su Reina y Patrona. El 9 de julio de 1919 el presidente Marco Fidel Suárez coronó a la Virgen de Chiquinquirá como Reina de Colombia en una ceremonia realizada en la Plaza de Bolívar de Bogotá en presencia del Nuncio Apostólico y varios obispos.

 El Papa Pío VII la declaró patrona de Colombia en 1829, con una fiesta litúrgica propia.

El Papa San Pío X otorgó a la imagen una coronación canónica el 9 de enero de 1910.

El Papa Pío XI elevó su santuario a una basílica menor en 1927.

De esta manera, la fiesta de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, Patrona de Colombia es el 9 de julio, día de su coronación.

2 de septiembre de 2017, la Virgen se traslada la capital de Colombia, a la Catedral primada en Bogotá, para la visita del papa Francisco.

Fuente: Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Formación

Desarrollo San Pablo Multimedia