Formación

El Pueblo de Dios necesita ser formado y necesitan que se les incentive a la espiritualidad como medio para acercarse a Jesucristo por lo cual, éste es el espacio propicio para ello.

Solemnidad de la Ascensión del Señor

31 de Mayo 2019
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Solemnidad de la Ascensión del Señor

El domingo 2 de junio celebramos la Ascensión del Señor, solemnidad que en el resto del mundo tiene lugar el jueves anterior, por ser 40 días después de la Pascua; aquí en Colombia, en 1983, la CEC trasladó algunas fiestas al domingo siguiente y otras dejaron de ser “fiestas de guardar”

La cifra de 40 días tiene un significado especial en la tradición judeocristiana. Esta cifra de cuarenta, referente a la Ascensión, aparece en el libro de los Hechos de los Apóstoles, en el que Lucas escribe que Jesús “se les presentó él mismo después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándole del reino de Dios” (Hch 1, 3). La Iglesia ha mantenido esta cifra, a pesar de que en los Evangelios de Marcos o Lucas no se menciona este tiempo de cuarenta días. Al contrario, sus relatos no indican ninguna demora en el tiempo, como si los acontecimientos de la Resurrección de Jesús, las apariciones del Resucitado, su Ascensión y el don del Espíritu fueran una única y misma realidad.

Cuarenta días después de la Pascua

A partir del siglo IV, la Iglesia fijó esta fecha cuarenta días después de la Pascua. La intención es, claramente, replicar los cuarenta días de la Cuaresma: ¡tras cuarenta días de oración y ayuno, cuarenta de fiesta y alegría! Con gran rapidez la tradición cristiana situó la Ascensión en el Monte de los Olivos, un jardín frente a la ciudad de Jerusalén y lugar de encuentro habitual de Jesús con sus discípulos. ¡La tradición dice que incluso se pueden ver las huellas de los pies de Jesús en el peñasco de la aparición!

Entrar en la gloria de Dios

De todas formas, es inútil intentar saber, a pesar de los detalles que dan los relatos evangélicos, las condiciones reales de dicho acontecimiento. Lo que, en cambio, es más evidente -y éste es el sentido principal que tiene en dichos relatos- es el significado que reviste.

Al subir a los Cielos, Jesús expresa qué significa resucitar de entre los muertos, a saber: entrar en la gloria de Dios. Éste es también nuestro futuro: entrar en esta gloria del Padre, que nos ha sido prometida. Esta fiesta adquirió rápidamente una gran importancia.

 

Fuente: Varias

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Formación

Desarrollo San Pablo Multimedia