Noticias / Bogotá

Información sobre los hechos noticiosos de actualidad que afecten la ciudad de Bogotá y su arquidiócesis

Ordenaciones presbiterales

Fabi, Pablo y Julio dieron el sí

29 de Noviembre 2018
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones
Fabi, Pablo y Julio dieron el sí

Estos tres jóvenes decidieron dar el primer paso: seguir a Jesucristo donando su vida al servicio de los demás. Recibirán la ordenación presbiteral el sábado 1° de diciembre, en la Catedral Primada, de manos del señor cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá

 

La arquidiócesis de Bogotá está de fiesta: ocho de sus hijos, formados en los seminarios bogotanos, han dado el sí definitivo al Señor y se ordenarán presbíteros para el servicio de esta porción del pueblo de Dios.

Algunos ya han caminado mucho antes de su decisión, tienen sus profesiones liberales, han ejercido, tenido novias y otros sueños, pero al final no dilataron más el llamado y aceptaron ser dóciles al Espíritu Santo y decir sí. Serán destinados unos, a las comunidades más vulnerables en Ciudad Bolívar, otros a parroquias tradicionales que necesitan revitalizarse.

El Catolicismo estuvo con ellos y les presenta sus impresiones sobre la ordenación y sus perspectiva pastoral:

 

Fabi Said: El Señor me ama tal como soy

Para Fabi Said Castro Castilla, un joven vallenato, el haber encontrado la misericordia del Señor en un momento de grandes sufrimientos, el saber que le amaba como era, prendió la chispa de su vocación.

Perteneciente al Camino Neocatecumenal, luego de terminar su formación académica superior en Contaduría se decidió por la vocación sacerdotal y vino al seminario Redemptoris Mater de Bogotá.

Hablando con El Catolicismo, el diácono Castro, contó parte de su experiencia de fe y compartió sus sentimientos sobre el momento que está viviendo: “yo he sido llamado y el Señor me ama; esto me ha movido también a poder disponer mi vida al servicio para que otros también puedan conocer esta buena noticia, así como el Señor ha sido generoso conmigo, así como el Señor me ha rescatado y me ha dado a conocer su amor, que yo he podido experimentar, y me ha llenado de felicidad, así mismo por reciprocidad yo quiero que también muchas otras personas se encuentren con esta buena noticia para que puedan experimentar esta misma alegría y esta misma esperanza”.

Este nuevo presbítero irá a servir pastoralmente a una parroquia tradicional del barrio Teusaquillo, El Espíritu Santo, barrio de casas hermosas y grandes que ya han ido perdiendo su esencia familiar, y se ha convertido en lugar para buscar ovejas en las oficinas que ahora llenan las amplias calles del barrio.

 

Pablo Esteban ya no es extranjero

Nació en San José de Costa Rica, en el seno de una familia del Camino y hace once años está en Colombia. A los diez y siete años quería casarse, estudiar arquitectura y creía tener asegurado, no sólo el presente sino el futuro.

Pero no se sentía pleno, un vacío interior lo inquietaba y buscó consejo en un presbítero, hombre mayor y sabio, que lo invitó a una serie de charlas vocacionales “y yo empiezo a descubrir como es la vida, pues mi vida estaba propiamente cimentada en lo que yo proyectaba, en lo que yo planeaba, pero no en la vocación o a lo que el Señor me estaba llamando… y empiezo a descubrir que qué es el presbiterado, a lo que el Señor me estaba llamando y es donde se parte en cierta manera mi vida y empiezo a darme cuenta que la felicidad no se encuentra en realizarme a mí mismo -aunque también yo veo como el Señor suple todas mis necesidades también como persona- sino que se encuentra en dar la vida por los demás”.

A la ceremonia de ordenación vendrá su familia desde Costa Rica, ellos, al principio estaban preocupados por Pablo, debido a la imagen del país, pero ahora están tranquilos y, según el diácono, se vendrían a vivir a Colombia.

 

Julio Hernando volvió para quedarse

Siendo aún más joven, al salir del colegio, entró al Seminario Mayor de San José para su formación presbiteral, pero después del primer año le pidieron una pausa, la cual tomó más tiempo del previsto. Entró a la Universidad y estudió Trabajo Social; como profesional viajó por Colombia, fue al llano y vivió muchas experiencias. Pero… alguna pieza faltaba. Como hijo pródigo volvió al Seminario, ya más maduro y probada su fe ha sido llamado al presbiterado.

Su primera misión será en Ciudad Bolívar, al límite con Soacha, en el barrio Caracolí, donde queda la parroquia Santa María de Caná.

“Tuve la oportunidad de conocer la parroquia hace algunas semanas; es una comunidad que tiene todo para trabajar. Digamos que está todo el terreno para comenzar a hacer comunidad, que creo que es la tarea principal. Afortunadamente tiene ya alguna estructura de templo donde se pueda celebrar, pero sobre todo será acompañar inicialmente, yo creo que es la primera etapa: acompañar. Luego conocer, visitar, acercarnos, que sepan, que ya hay un sacerdote ahí en medio de la comunidad, porque era otro padre el que atendía eventualmente –tenía dos parroquias- entonces sencillamente es hacer presencia, que sepan que la arquidiócesis, que la Iglesia, que Nuestro Señor Jesucristo quiere estar en medio de ellos”.

 

Fuente: Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Noticias

Desarrollo San Pablo Multimedia