Formación

El Pueblo de Dios necesita ser formado y necesitan que se les incentive a la espiritualidad como medio para acercarse a Jesucristo por lo cual, éste es el espacio propicio para ello.

Nos acompañamos de forma permanente

17 de Septiembre 2018
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones- OAC
Nos acompañamos de forma permanente

El Equipo de Animación de la Formación Permanente del Clero, que pertenece al Centro de Comunión y Participación, tiene entre sus propósitos el acompañar de manera integral a los sacerdotes desde su ordenación hasta su vejez

 Para empezar, podemos decir que los inicios de este equipo, que ha tenido varios nombres, se dan hacia el año 2005 ante la sensibilidad de que había que hacer algo para no dejar a los sacerdotes solos después de su ordenación y acompañarlos es su caminar por su vida pastoral, espiritual y emocional hasta la muerte. El proyecto se fue enriqueciendo e incluso se pensó en crear una vicaría para la formación permanente del clero. Al ir tomando forma se creó, en el año 2007 una Comisión integrada por un sacerdote como coordinador, un miembro de cada una de las vicarías de entonces, un representante de los eméritos, de los religiosos y de los jóvenes.

Se buscó un sacerdote que tuviera cierta ascendencia sobre el presbiterado, que su vida fuera reconocida por su buena fama… se buscaba un perfil evocador de la vida sacerdotal.

Ahora se llama Equipo de Animación de la Formación Permanente, según el decreto.

Los presbíteros integrantes de este equipo son Edwin Vanegas, Animador; monseñor Teófilo Tovar, por los sacerdotes eméritos; monseñor Darío Álvarez, VET Cristo Sacerdote; Edwin Romero, VET San Pablo; Fabio Sepúlveda, VET Inmaculada Concepción; Lucca Mani, por los presbíteros jóvenes; Mauricio Cuéllar, VET Espíritu Santo; Orlando Romero, VET San Pedro; Elkin Guevara, VET San José; Carlos Mario Charry, VET Santa Isabel de Hungría; Héctor Miguel Martínez, SDS, por los religiosos; Nelson Torres, formador del Seminario Mayor.

Aunque los miembros de este equipo no sienten estar por una obligación, sienten sí una solidaridad con sus hermanos sacerdotes. Creen que el primer formador es el sacerdote mismo, apoyado por el Espíritu. En su quehacer está el oír a los sacerdotes y sus problemáticas, irradiar y recibir la luz del presbiterado.

Monseñor Teófilo Tovar, miembro desde el inicio en el año 2005, dice que su experiencia en el presbiterado ha sido de felicidad, nunca se ha sentido aburrido o sin esperanza, pero que esto se debe a que le ha encontrado sentido a su vida: el sentir que lo que se hace es el bien; vivir como Cristo quiere y contar con quien hacerlo, es decir, el sacerdote y el laico; y una cosa muy importante, crear lazos de amistad.

El padre Nelson Torres precisa que el presbiterado es un estilo de vida para el cual hay que crear un ecosistema, sin el cual, esa vida se acaba; por lo tanto una de las labores de este grupo de sacerdotes es ayudar a la preservación del ecosistema para ayudar a los demás sacerdotes en su existencia.

El Catolicismo visitó a esta Comisión en el Seminario Mayor y les comparte la experiencia, a través de este video: 

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Formación

Desarrollo San Pablo Multimedia