Noticias / Bogotá

Información sobre los hechos noticiosos de actualidad que afecten la ciudad de Bogotá y su arquidiócesis

Gracias, papa Francisco por devolvernos la esperanza

06 de Septiembre 2018
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones- OAC
Gracias, papa Francisco por devolvernos la esperanza

El 6 de septiembre del 2017, a las 5:15 de la tarde, llegó el papa Francisco al aeropuerto internacional El Dorado. Todo estaba listo y dispuesto para cumplir con la agenda preparada con muchos meses de antelación...

Su gira por cuatro ciudades Bogotá, Medellín, Villavicencio y Cartagena marcarían el propósito de su visita al pueblo colombiano: Difundir un mensaje de paz y de reconciliación. Y el objetivo se logró. El país que tenemos ahora y el que recibió al Sumo Pontífice hace un año es diferente. “Hemos aprendido poco a poco a tener esperanza, cuando el Papa vino se sentía incertidumbre, pesimismo y muchos interrogantes en cuanto al futuro de Colombia”.

“El país que tenemos después de su visita cambió. Ya estamos dando el segundo paso. El primer paso fue su visita. Ahora nos corresponde seguir avanzando. Son cambios lentos pero claros. Estamos caminando hacia una sociedad más justa, con capacidad de diálogo, buscando la reconciliación y el perdón para poder seguir adelante y alcanzar la verdadera paz. Pero lo más importante, es que hemos recobrado la esperanza”, afirmó el cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá y primado de Colombia- Presidente del CELAM.

El Papa nos devolvió la esperanza

El papa Francisco logró movilizar a centenares de personas de todas las edades y condiciones, por donde pasó, fue apoteósico su recibimiento. El pueblo católico sacó a flote su fe, la que manifestó en cada rostro, en cada lágrima, en cada sonrisa, en cada grito y anhelo de ver, escuchar, acatar y hasta tocar al Vicario de Cristo aquí en la tierra, él que estaba en persona, recorriendo las calles de nuestro país.

Cada encuentro marcó los corazones y también la historia de nuestra nación. Nos recordó, por ejemplo, que para lograr “Una paz estable y duradera, debemos vernos y tratarnos como hermanos, nunca como enemigos”. Y, en su primera parada, a su llegada a la Nunciatura Apostólica, donde lo esperaban familias enteras con sus hijos, los animó diciendo: “Sigan adelante, no se dejen vencer, no se dejen engañar, no pierdan la alegría, no pierdan la esperanza, no pierdan la sonrisa”.

Los jóvenes son la esperanza de Colombia y de la Iglesia

“Jóvenes, sueñen, muévanse, arriesguen, miren la vida con una sonrisa nueva, vayan adelante, no tengan miedo”. “Estoy seguro de que ustedes tienen el potencial necesario para construir, ¡construir! la nación que siempre han soñado, los jóvenes son la esperanza de Colombia y de la Iglesia”. Fueron algunas de las palabras que dirigió el Santo Padre a más de 22.000 mil jóvenes reunidos en la Plaza de Bolívar, el jueves 7 de septiembre del 2017, en horas de la mañana.

Así mismo, en el encuentro que tuvo con los obispos de Colombia en el salón del Palacio Cardenalicio, fueron muchos los mensajes recibidos, entre ellos, que el ministerio de la reconciliación nunca se acaba porque siempre habrá conflicto. El invitó a entrar a una pedagogía preventiva porque seguirán surgiendo otros conflictos, pero también seguirá surgiendo la cultura del encuentro.

Otra frase para resaltar en este momento  con los obispos colombianos fue: “Los invito a no tener miedo de tocar la carne herida de la propia historia y de la historia de su gente. Háganlo con humildad, sin la vana pretensión de protagonismo, y con el corazón indiviso, libre de compromisos o servilismos. Sólo Dios es Señor y a ninguna otra causa se debe someter nuestra alma de pastores”. Aseveró el Papa.

La esperanza en América Latina tiene un rostro femenino

Al destacar algunos momentos de su visita de día y medio en Bogotá, recordemos que la agenda estuvo divida para atender, dialogar y saludar, en primera instancia, al presidente de la República, al cuerpo diplomático y algunos representantes de la sociedad civil. 

También cada noche, a su llegada para pernoctar en la Nunciatura Apostólica, en el barrio Teusaquillo, sostuvo encuentros con diferentes poblaciones, niños y personas con discapacidad. Víctimas y victimarios del conflicto armado en nuestro país. Artistas y ciudadanos del común que aguardaron cada noche su llegada.

Dentro de esta agenda, algo apretada, también hubo un encuentro significativo con el comité directivo del Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM. Allí enfatizó, entre otras cosas, el papel y labor de la mujer en el conteniente y por supuesto dentro de la Iglesia. El Santo Padre recalcó: “De la mujer, de sus labios, hemos aprendido la fe, casi con la leche de sus senos hemos adquirido los rasgos de nuestra alma mestiza y la inmunidad frente a cualquier desesperación”. Sin las mujeres, la Iglesia del continente perdería la fuerza de renacer continuamente. Son las mujeres quienes, con meticulosa paciencia, encienden y reencienden la llama de la fe”.

Ser constructores de la paz, promotores de la vida

El encuentro del papa Francisco con los ciudadanos en Bogotá, borró un capital fría e indiferente, para transformarla en una cálida, fraterna y participativa ciudad. Ríos de gente caminaron desde primeras horas de la madrugada para llegar al parque Simón Bolívar, acomodarse, escoger el mejor lugar y esperar la llegada del Papa para su recorrido por el parque en el papamóvil y participar en la celebración de la Sagrada Eucaristía.

Fueron muchos los momentos, vivencias y reflexiones compartidas allí, en las zonas verdes del emblemático parque Simón Bolívar. Entre una solemne celebración eucarística las frases y mensajes emitidos por el Vicario de Cristo, se entremezclaron con sentimientos de optimismo por un futuro mejor.

Al ver la multitud, el Sumo Pontífice entre muchas de sus palabras afirmó: “Las multitudes que viven en Bogotá y Colombia pueden llegar a ser verdaderas comunidades vivas, justas y fraternas si escuchan y acogen la Palabra de Dios. En estas multitudes evangelizadas surgirán muchos hombres y mujeres convertidos en discípulos que, con un corazón verdaderamente libre, sigan a Jesús y sean capaces de amar la vida en todas sus etapas, de respetarla, de promoverla”. Enfatizó.

No cabe duda que el Santo Padre tocó suelo colombiano aquel pasado 6 de septiembre con un objetivo y lo consiguió: Remover el corazón de los colombianos, devolverles la esperanza y proporcionar las herramientas más certeras y eficaces para poder alcanzar la verdadera paz que tanto añoramos, a través de la reconciliación, el perdón y por supuesto la reparación.

Un año de esta visita que nos invita a mirar hacía atrás. Y, a peguntarnos ¿ya dimos el segundo paso?

A continuación, palabras del cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá, quien hace un análisis sobre un año de la visita del papa Francisco a Colombia y se refiere, además, a las acusaciones que por estos días ensombrecen la imagen del Vicario de Cristo y su pontificado:

 

Video de los momentos vividos  en Bogotá con la  visita  apostólica del papa Francisco hace un año:

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: OAC

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Noticias

Desarrollo San Pablo Multimedia