Noticias / Iglesia

La justicia, camino hacia la cultura del encuentro

18 de Diciembre 2017
La justicia, camino hacia la cultura del encuentro

Tercer día: 18 de diciembre 

Signo: balanza 

Lectura de la Palabra de Dios Mt 1, 18-24

La generación de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el profeta: «Miren: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Enmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”». Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer. Palabra del Señor.

Meditación

Hoy nos detenemos a contemplar una imagen muy sugestiva en el Evangelio, porque el anuncio del ángel a José nos lleva a entender que está muy próxima la venida del Mesías. Estamos ante el Custodio del Redentor, ante el celoso custodio del templo del Espíritu Santo que es María. Por eso el personaje que nos roba toda la atención es José, el hombre justo, que dedicó su vida a sostener y defender al niño y su esposa en los momentos más difíciles. El ángel le asegura, ante todo, que el hijo que espera María es obra del Espíritu. Pero que él, José, no debe retirarse. Dios le necesita. Cuenta con él para una misión muy concreta: cumplir lo que se había anunciado, que el Mesías sería de la casa de David, como lo es José, y poner al hijo el nombre de Jesús, que era la misión propia del padre. “Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel”. José, sin discursos, sin interrogantes, sin posturas heróicas, obedece los planes de Dios, por sorprendentes que sean. Acepta esa paternidad tan especial, con la que colabora en los inicios de la salvación mesiánica, a la venida del Dios con nosotros. Deja todo el protagonismo a Dios: el Mesías no viene de nosotros. Viene de Dios: concebido por obra del Espíritu. ¿Acogemos así nosotros, en nuestras vidas, los planes de Dios? Dios nos quiere salvar, a cada uno de nosotros de nuestras pequeñas o grandes esclavitudes. Durante todo el Adviento nos ha estado llamando a vivir en la esperanza, invitándonos a que preparemos los caminos de su venida. Él nos acepta a nosotros. Nosotros tenemos que aceptarle a él y salirle al encuentro. El Papa Francisco en su reciente visita nos decía: “Aun cuando perduren conflictos, violencia o sentimientos de venganza, no impidamos que la justicia y la misericordia se encuentren en un abrazo que asuma la historia de dolor de Colombia. Sanemos aquel dolor y acojamos a todo ser humano que cometió delitos, los reconoce, se arrepiente y se compromete a reparar, contribuyendo a la 16 construcción del orden nuevo donde brille la justicia y la paz.” 2

Descargue la novena de navidad en el siguiente link: https://issuu.com/directorio2014/docs/arquidiocesis_bogota_-_novena_2017

2 Palabras del Santo Padre Gran Encuentro de Oración por la Reconciliación Nacional, Viernes, 8 de septiembre de 2017. 

 

Foto: Fernando Vergara - AP

Fuente: CEC / Vicaría de Evangelización

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Noticias

Desarrollo San Pablo Multimedia