Noticias / Iglesia

Seamos lámparas para iluminar la cultura del encuentro

17 de Diciembre 2017
Seamos lámparas para iluminar la cultura del encuentro

Segundo día:  17 de diciembre 

Signo: Una lámpara encendida 

Lectura de la Palabra de Dios Jn 1, 6-8.19-28

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: este venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él. No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz. Y este es el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?». El confesó y no negó; confesó: «Yo no soy el Mesías». Le preguntaron: «¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?». Él dijo: «No lo soy». «¿Eres tú el Profeta?». Respondió: «No». Y le dijeron: «¿Quién eres, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?». Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: “Allanen el camino del Señor”, como dijo el profeta Isaías». Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?». Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de ustedes hay uno que no conocen, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia». Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde Juan estaba bautizando. Palabra del Señor.

Meditación

Preparar el camino al que viene es una actitud comprometida y activa. Estas son las actitudes que encontramos en Juan el Bautista como protagonista del evangelio de hoy. Ante las preguntas, un poco nerviosas, que le dirigen las autoridades de su época, Juan contesta claramente que él no es el Mesías esperado, sino la voz que anuncia su llegada. No es la luz, sino testigo de la luz, que ha sido enviado a preparar el camino al Mesías. Juan es honesto: no se apropia en beneficio propio su misión profética, sino que orienta a todos hacia el verdadero Salvador, Jesús. Su vida es ya un testimonio luminoso, pero el sol de su existencia declina para que Cristo luzca. Es una Lámpara que sabe que su vida se extingue cuando nace el sol. Nosotros somos llamados a ser testigos de la Luz que es Cristo. Y como Juan no se presentó a si mismo como el salvador, así nosotros tampoco, tenemos la misión de anunciarnos, sino de anunciar a este mundo que la verdadera Luz está en Cristo Jesús. A los cristianos se nos encarga la misión de ser testigos de la luz en medio de la noche, en medio del desierto, en medio de un mundo que no ve o no quiere ver esa luz, un mundo a veces desconcertado y que camina inseguro, palpando en las tinieblas o en la penumbra. En la sociedad en la que vivimos se puede decir también hoy con mucha razón, como en el caso del Bautista: "en medio de ustedes hay uno a quien no conocen", porque el mundo no sabe descubrir los signos de la presencia del Salvador en su historia. ¿Cómo lograremos los cristianos ser testigos eficaces de la Luz de Cristo en nuestra familia, en nuestro medio de trabajo, en nuestra sociedad, en nuestro país? Sobre todo, con nuestras obras, con nuestro estilo de vida. Seremos convincentes si también nosotros, como anunciaba el profeta, animamos a los que sufren, vendamos los corazones desgarrados, brindamos la liberación a los cautivos y prisioneros, y proclamamos, no una fe cristiana triste y angustiosa, sino positiva y esperanzadora, centrada en el 14 mensaje del amor y de la gracia de Dios. Hoy debemos convencer a todos que es posible otro mundo mejor, con más justicia y esperanza para todos. Por eso nuestro compromiso es orar, trabajar por la justicia y luchar contra toda forma de maldad, en nosotros y en la sociedad. En su reciente visita a Colombia, el Papa Francisco nos invitó a ser “lámparas para dar el primer paso. Nos animó a no cansarnos de hacer de la Iglesia un vientre de luz, capaz de generar, aun sufriendo pobreza, las nuevas creaturas que esta tierra necesita… es una urgencia trabajar sin cansarse para construir puentes, abatir muros, integrar la diversidad, promover la cultura del encuentro y del diálogo, educar al perdón y a la reconciliación, al sentido de la justicia, al rechazo de la violencia y al coraje de la paz."1

Descargue la novena de navidad en el siguiente link: https://issuu.com/directorio2014/docs/arquidiocesis_bogota_-_novena_2017

 

1.Discurso del Santo Padre a los Obispos de Colombia. Jueves, 7 de septiembre de 2017. Discurso del Santo Padre en Encuentro con el Comité Directivo del CELAM. Jueves, 7 de septiembre de 2017. 

Fuente: CEC / Vicaría de Evangelización

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Noticias

Desarrollo San Pablo Multimedia