Invitado Especial

Aquí encontrará entrevistas, crónicas y reportajes con personajes o instituciones representativos de nuestra sociedad desde una óptica católica formativa

La comunidad necesita presencia de Iglesia

14 de Agosto 2017
 Oficina Arquidiocesana de Comunicaciones, OAC - Bogotá
La comunidad necesita presencia de Iglesia

Por el crecimiento urbanístico y demográfico de la zona sur de la ciudad, en los últimos años, y por la necesidad de una mayor atención pastoral por parte de la Iglesia Católica, la arquidiócesis de Bogotá creó recientemente una nueva Vicaría Episcopal Territorial, denominada Santa Isabel de Hungría... 

Siete arciprestazgos, 33 parroquias y 35 sacerdotes conforman esta nueva Vicaría, la cual lleva el nombre de la patrona de la arquidiócesis de Bogotá, Santa Isabel de Hungría, cuya fiesta se celebra el 14 de noviembre.

Esta Vicaría nació al dividirse la Vicaría Episcopal Territorial del Espíritu Santo. La población estimada que cobijaría es de 800 mil habitantes aproximadamente. Quienes ayudan a este pastoreo son sacerdotes recién ordenados, jóvenes, que esperan conformar un gran equipo de trabajo y bajo una misma dirección.

Todos ellos tienen claro que lo principal es llevar y desarrollar las propuestas que se plantean en el Plan de Evangelización de la arquidiócesis de Bogotá, en las diferentes parroquias, comunidades, zonas y sectores que cubre esta nueva Vicaría.

Sede de la Vicaría

Así mismo, se están estudiando los sitios o terrenos para poder levantar la parte física o de  infraestructura donde operará administrativamente  esta Vicaría.

Hay dos lotes dispuestos para la sede; uno ubicado en un sector de la parroquia el Buen Pastor en el  barrio México y el otro frente al templo parroquial Santa Teresa de Calcuta, en el barrio Arborizadora baja en Ciudad Bolívar.

¿Quién es el Nuevo Vicario?

Monseñor Jorge Humberto Acevedo Quintero nació en Chitagá (Norte de Santander) el 20 de junio de 1954, tiene 63 años. Terminó sus estudios de secundaria en el colegio Fray Cristóbal de Torres (1967 – 1972), Filosofía (1973-1975) y Teología (1976-1980) en el Seminario Mayor de Bogotá.

Fue ordenado sacerdote el 6 de diciembre de 1980 por monseñor Jesús Emilio Jaramillo Monsalve, para el servicio de la diócesis de Arauca. Incardinado en la arquidiócesis de Bogotá, mediante Decreto No. 197 del 06 de septiembre de 1996.

Monseñor Acevedo tanbién fue párroco en San José Cafasso en 1990, arcipreste del Arciprestazgo No. 7.4. 1998, capellán en el Colegio Santa María 1999, párroco en San Manuel Morales, arcipreste del Arciprestazgo No. 7.4. y Miembro del Consejo Presbiteral 2002, Arcipreste del Arciprestazgo No. 5.4. creación de diócesis urbanas 2003, miembro del Consejo Presbiteral 2008, arcipreste del Arciprestazgo No. 5.4.

Párroco en San Ignacio de Loyola y rector en el colegio Parroquial de Nuestra Señora en el 2010, coordinador arquidiocesano de vida laical del Centro Estratégico de Comunión y Participación asesor eclesiástico del Consejo de Laicos de la arquidiócesis de Bogotá y asesor arquidiocesano de la Acción Católica de Medios Independientes “ACMI” en el 2014 y coordinador arquidiocesano de vida laical  en el 2016.

Historia de Santa Isabel de Hungría

Nació en 1207 como hija del rey Andrés II de Hungría y su esposa Gertrudis de Merania. Isabel se quedó viuda siendo aún joven, dedicó su riqueza a los pobres, construyó hospitales.

A partir de su canonización en 1236 se convirtió en un símbolo de caridad cristiana para toda Europa, extendiéndose su culto muy rápidamente desde los territorios germánicos, polacos, húngaros, checos, hasta los italianos, ibéricos y franceses.

Isabel murió debido a agotamiento físico cuando contaba sólo 24 años de edad. Fue canonizada por el papa Gregorio IX en 1235, hallándose presente en la ceremonia el propio emperador Federico II Hohenstaufen.

Santa Isabel de Hungría es también la santa patrona de la capital de la República de Colombia. Es también la patrona de las enfermeras en España.

Santa Isabel se suele comúnmente representar como una dama vestida con ropas reales y corona cargando un cesto lleno de rosas. Esto es una alegoría al milagro de las rosas que ocurrió cuando estaba obsequiando pan a los pobres y fue sorprendida por su cuñado Conrado de Turingia. Para que no tuviese que mentir, o fuese castigada por el noble germánico, según la leyenda, Dios hizo convertir el contenido del cesto en rosas.

Para ampliar más detalles sobre esta nueva Vicaría, que por el momento opera en la sede de la Vicaría del Espíritu Santo, nos acompaña monseñor Jorge Humberto Acevedo Quintero, a continuación:

 

 

 

Fuente: OAC

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Invitado Especial

Desarrollo San Pablo Multimedia