Liturgia Dominical (Reflexión Dominical)

Se brinda el espacio para que podamos por el medio escrito hacer un acercamiento a lo que quiere decir la Palabra de Dios cada Domingo a su pueblo.

LITURGIA Julio 9
No es posible conocer a Dios sin Jesús, ni a Jesús sin Dios

07 de Julio 2017
 Padre Tadeo Albarracín Montañez
LITURGIA Julio 9No es posible conocer a Dios sin Jesús, ni a Jesús sin Dios

El evangelista Mateo estructura el relato del ministerio evangelizador de Jesús a partir de cinco sermones o discursos. En este programa narrativo, Jesús ofrece una larga enseñanza que llamamos sermón o discurso, al terminar la enseñanza oral de Jesús, Mateo refiere una serie de hechos de la vida de Jesús que vienen a manifestar cómo se hace realidad lo dicho de palabra.

A continuación del sermón de Jesús a los Apóstoles con las instrucciones para el seguimiento en medio del mundo, cuyas últimas partes leímos los dos domingos anteriores, el leccionario de la misa nos presenta a Jesús alabando al Padre del cielo porque ha revelado «estas cosas» a los pequeños. Dentro de la secuencia del leccionario, «estas cosas» reveladas a los pequeños se refirieren al efecto de la presencia de los discípulos en medio del mundo.

El texto del evangelio de la misa de este domingo (Mateo 11, 25-30) tiene tres partes, en la primera tenemos una alabanza de Jesús al Padre, en la segunda Jesús nos dice cómo y dónde acontece la revelación y en la tercera nos invita a asumir su enseñanza.

La expresión de júbilo de Jesús en la primera parte se inicia reuniendo dos apreciaciones sobre Dios: Padre y Señor del cielo y de la tierra. Esta presentación nos lleva a fundar en la ternura y amor la soberanía de Dios sobre la historia. El proyecto del Reino que Jesús viene exponiendo en el relato de Mateo y que se está realizando en la historia de los hombres es manifestación de la soberanía del amor del Padre.

Este plan que nace del amor gratuito del Padre requiere de la aceptación de cada uno, el don de la gracia no es excluyente, por ser gracia requiere también del ‘agradecimiento’, es decir, de la aceptación y acogida libre y generosa. Aquel que se siente necesitado del don de la gracia, forma parte de los ‘pequeños’. En situación inversa se sitúan quienes pretenden modelar el don de Dios según sus intereses, estos pasan a ser ‘los sabios y entendidos’ que ensayan conducir la liberalidad de la gratuidad del don.

Concluye la alabanza dejando en claro que de la voluntad amorosa del Padre depende la salvación a los pequeños.

En la segunda parte del evangelio de hoy, Jesús expresa dónde y cómo acontece la revelación del proyecto de Dios. ‘Estas cosas’, que se mencionan en la alabanza de la primera parte, en la segunda parte pasan a ser ‘todo’: «Todo me lo entregó mi Padre.»

Al expresar dónde acontece la revelación de ‘estas cosas’ Jesús afirma: «Nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.» Quizá estemos acostumbrados a pensar en ‘conocer’ como el resultado de un ejercicio intelectual, o como llegar a tener una idea ‘clara y distinta’ de un objeto. En la Biblia ‘conocer’ incluye una actividad intelectual, pero abarca mucho más. En la Biblia conocer implica una experiencia de comunión íntima.

En el texto del evangelio Jesús testimonia una relación de comunión profunda entre Él y el Padre, de manera que no nos es posible ‘conocer’ a Dios al margen de Jesús, ni nos es posible ‘conocer’ a Jesús sin Dios. En lo que venimos diciendo, este ‘conocer’ implica una experiencia de comunión íntima, de manera que la revelación, más que teorías o conceptos sobre Dios, consiste en el acontecimiento de la manifestación de su amor en la experiencia de cada ser humano.

Por el misterio de la encarnación el Verbo de Dios hecho carne se manifiesta a la humanidad como la sabiduría de Dios, de ahí que la vida de Jesús, entregada por amor, es el acontecimiento de la revelación de Dios al mundo. Cuando Jesús, en la tercera parte del evangelio, nos invita a aprender de Él, nos está convidando a participar de la misma comunión que mantiene con el Padre. A continuación, al justificar por qué hemos de aprender de Él, manifiesta que por ser «paciente y

humilde de corazón». Así que ‘paciencia y humildad de corazón’ se constituyen en el estilo de este aprendizaje, en la práctica de este aprendizaje.

Paciencia y humildad de corazón no son un reclamo a la pasividad o a la aceptación indiferente de la historia. Si atendemos al estilo de vida de Jesús, en Él descubrimos una permanente búsqueda de la voluntad del Padre y su entrega plena a realizarla; esta actitud de búsqueda y cumplimiento de la voluntad del Padre lo condujo a posponerse, por amor, en favor de los demás.

Imagen: www.archimadrid.es

Comentarios

[[ comment.author.username ]] dice:

[[ comment.publication_date ]]
No hay comentarios recientes
« Volver a Liturgia Dominical (Reflexión Dominical)

Desarrollo San Pablo Multimedia